new-feature-my-comments

Contenido:

019 Carta al director de El Espectador sobre un comentario acerca del TLC Jorge Enrique Robledo, Senador de la República, Bogotá, octubre 20 de 2011

018 “Encuestas electorales: ¿un perjuicio? Editorial de El Espectador, Bogotá, octubre 20 de 2011

017 Senador Robledo cita debate contra la construcción de un hotel en el parque Tayrona Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo 19 de octubre de 2011

016 El sectarismo y la persecución de CM& contra el Polo lo llevan a alcahuetear corruptelas Jorge Enrique Robledo, Senador de la República, Bogotá, octubre 18 de 2011

015 Sin educación no hay equidad Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, octubre 17 de 2011

014 TLC con Estados Unidos: lo peor para Colombia en 192 Años Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 14 de octubre de 2011.

013 El documento que recoloniza a Colombia Mario Alejandro Valencia. Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, Bogotá, 12 de octubre de 2011

012 En Rubiales, el gobierno incumple el acuerdo suscrito con la CUT y la USO, con el vicepresidente Garzón de garante Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 12 de 2011

011 Privatización y universidades con ánimo de lucro siguen en el proyecto de Santos Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 11 de octubre de 2011

010 Elegir mal nos cuesta la vida Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, octubre 10 de 2011

009 Hacia una ciudad ambientalmente viable Entrevista concedida a la publicación “Vamos por los derechos”, Bogotá, octubre de 2011

008 Un ambientalista al Concejo de Bogotá Bogotá, octubre de 2011

007 A los trabajadores estatales les asiste la razón para irse al paro, dice Robledo Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 6 de 2011

006 Candidato al Concejo de Bogotá advierte sobre riesgos de TLC con corea Bogotá, octubre 4 de 2011

005 Graves denuncias sobre fraude electoral en Manizales hace registradora Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 4 de octubre de 2011.

004 Ahí vas, Caifás Francisco Torres, Arauca, octubre 2 de 2011.

003 No soy un masoquista de la Política”Cecilia Orozco Tascón / Especial para El Espectador, Bogotá, octubre 2 de 2011

002 Para maltratar a sus trabajadores, Pacific Rubiales viola la soberanía y las leyes de Colombia (Parte 2/2) Intervención del senador Jorge Enrique Robledo en el debate de Comisión Quinta sobre Pacific Rubiales, 17 de agosto de 2001.

001 Carta a la izquierda democrática Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 30 de septiembre de 2011.

*****

019 Carta al director de El Espectador sobre un comentario acerca del TLC

Jorge Enrique Robledo, Senador de la República, Bogotá, octubre 20 de 2011

——————————————————————————————–

Doctor

FIDEL CANO

Director El Espectador

Ciudad

Cordial saludo:

En su artículo del domingo pasado en defensa del libre comercio, Alejandro Gaviria no hace juicios, expresa prejuicios. Y con qué exageración. Para descalificar a quienes nos oponemos a los TLC es capaz de decir: “Sea lo que fuere, siempre que se juntan reaccionarios y radicales para defender el statu quo incumbe ponerse del otro lado. Por principio. Sin mirar los números”. Qué tal. “Sin mirar los números”. Aunque carezca de cifras para probar sus tesis, hay que darle la razón. Cuánta soberbia. Ni que las políticas del Consenso de Washington no hubieran llevado al desastre a Colombia y al mundo. Si no estuvieran detrás de esta desproporción los poderes globales que sí ganan con el libre comercio, ¿se atrevería a tanto?

A lo anterior se le suma que Gaviria empieza su artículo diciendo, ahí sí con razón, que no son creíbles las cifras de crecimiento del PIB y del empleo que Santos dio en favor del TLC. “El impacto podría ser menor”, afirma. “Mucho menor incluso”, que es la verdadera razón para negarse a dar números, cosa que no lo lleva a renunciar al dogma pero sí a estigmatizar a los que damos cifras sobre el grave impacto negativo que el libre comercio –desde el gobierno de César Gaviria– le ha provocado y le provocará a Colombia.

Alejandro Gaviria agrega que “el TLC no es la panacea”, una manera elusiva de decir que, en el mejor de los casos, se mantendrá el statu quo en Colombia, un statu quo de atraso científico y tecnológico, desempleo, pobreza, concentración de la riqueza, corrupción y pérdida de la soberanía. Pero ¡que viva el libre comercio! Prohibido buscar cómo salvar a Colombia.

Como argumento a favor del TLC, Alejandro Gaviria explica que golpeará a los “terratenientes” y a las rentas que provienen de la propiedad del suelo rural. Pero calla que en el campo los principales lesionados no serán los grandes propietarios sino empresarios menores, campesinos e indígenas y que habrá enormes pérdidas entre los industriales, todo lo cual genera desempleo obrero. Tampoco dice que ganarán los poderosísimos hacendados norteamericanos y las trasnacionales de la intermediación y que en el siglo XXI las rentas principales son las del capital financiero. El decano de economía de la Universidad de los Andes tiene que saber estas realidades y que la política agraria de Santos, que él defiende, consiste en impulsar la gran producción de los monopolios nacionales y extranjeros, a partir de que el mercado de capitales, es decir, los banqueros controlen la producción y la tierra rural de Colombia. ¿Y ello ocurrirá sin una gran extracción de rentas?

 Sería muy grave que al país se le impusiera un debate económico sin pruebas en la mano y macartizando a los contradictores. Además, señor director, ¿no debería el decano Alejandro Gaviria terminar sus columnas en El Espectador informándoles a sus lectores que él es miembro de la Junta Directiva de Bancolombia?

 Atentamente,

Jorge Enrique Robledo

Senador”

*****

018 “Encuestas electorales: ¿un perjuicio?

Editorial de El Espectador, Bogotá, octubre 20 de 2011

——————————————————————————————–

El siguiente editorial de El Espectador reafirma las denuncias sobre la manipulación y uso indebido de las encuestas de intención de voto. Uno de los medios que publicita tales encuestas reconoce que estas son utilizadas para inducir el voto, interfieren en la valoración objetiva que los electores deberían hacer de los candidatos y sus propuestas y desequilibran la igualdad en materia de garantías democráticas para los candidatos. No obstante el reconocimiento y los consejos con que concluye el editorial, el daño está causado y es indiscutible que las encuestas son una poderosa herramienta para favorecer a los candidatos de preferencia de las multinacionales, el gran capital y los centros de poder.

Otra razón más para votar por Aurelio Suárez a la Alcaldía de Bogotá, ciudad en donde los de arriba se han propuesto hacer de todo por desaparecer al Polo Democrático Alternativo. Votemos por los candidatos del Polo en todo el país, por el único partido de oposición al gobierno de Juan Manuel Santos.

Encuestas electorales: ¿un perjuicio?

Faltan menos de 15 días para que se resuelvan los comicios regionales y locales, y, de paso, se sepa quién gobernará al país en estas instancias durante los próximos años.

Aparte de los problemas connaturales que se dan en Colombia para las elecciones (compra de votos, registros falsos, amenazas, control de candidatos a manos de la violencia, etcétera), hay un asunto que, pensado como un instrumento de ayuda a electores y candidatos, a veces resulta perjudicial: las encuestas de intención de voto.

No hablamos sólo de aquellas que se hacen de forma amañada, con un rigor nulo y poca precisión —presentadas como serias y creíbles—, que por sí mismas representan una dificultad muy grande, sino también de aquellas que proveen información verídica. Nosotros, como medio que las publica, somos parte del problema, por supuesto. Pero la cuestión de las encuestas es mostrar puntos de referencia y, sobre todo, información de una situación aislada. Es decir, no pretenden de ninguna forma definir un voto.

El problema muy probablemente no sea el mensajero sino el mensaje. O, más bien, la forma en que éste es asumido por la ciudadanía y por los candidatos. Los primeros empiezan a modular su voto, a pensar que no existen más alternativas y a ser triunfalistas o pesimistas sobre sus aspirantes. Y no es así. Si bien las encuestas son una fotografía de un momento dado y de una intención, su expresión en la realidad puede llevar a sorpresas. Recordemos la primera vuelta presidencial de 2010 en que un Mockus respaldado por las encuestas y prácticamente empatado con Santos terminó en un muy distante segundo lugar.

Y los candidatos, peor. La lección que debería emerger por ocupar un lugar desfavorecido en las encuestas sería concentrarse en la campaña: cómo cambiar la estrategia, los discursos, las líneas del debate, los puntos prioritarios de sus programas. Pero en muchas ocasiones se traduce en acometer conductas despreciables: propaganda negra contra los otros candidatos, compra de encuestas para favorecerse y, de rebote, entrar en esa mecánica perversa que las encuestas suponen. El segundo gran problema es que se van despachando candidatos con el timorato y muy frecuente argumento de que “no va a ganar”.

Ayer terminó en Bogotá la Caravana de la Democracia, promovida por la alianza de Caracol Radio, Caracol Televisión y El Espectador y que con gran éxito recorrió las principales ciudades del país. Bien podría ser acusada esta iniciativa de caer en lo que se critica. Ciertamente, contratamos encuestas, serias eso sí, y, por razones prácticas, en los debates ‘radiowebtelevisados’ solamente pudimos invitar a quienes marcaban las más altas intenciones de voto en cada ciudad. ¿Contradicción? En parte, pues la llegada de la caravana a cada ciudad trajo informes especiales que incluyeron a todos los candidatos y tanto en los informes como en las encuestas se indagó por las principales preocupaciones de los ciudadanos.

De nuevo, el problema no son las encuestas y sus resultados puntuales. Lo importante es que los votantes puedan mirarlas como lo que son: una foto del momento, una veleta que puede variar su posición con un sutil cambio del viento. No por estar de último, un candidato está derrotado. No porque “sus propuestas sean buenas, pero no tiene apoyo” se debe dejar de confiarle el voto. Es más, el voto que no gana tiene también una importancia política nada desdeñable.

Ojalá, pues, que dentro de once días los ciudadanos pudieran tener en cuenta estas reflexiones y acudir con un voto honesto y convencido a las urnas. Uno que no se venda a alguna tendencia populista y genere desencuentros en el futuro. El voto es vital. Por ende, no hay que entregarlo sin más consideración a la marea nebulosa de las encuestas.”

*****

017 “Senador Robledo cita debate contra la construcción de un hotel en el parque Tayrona

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo 19 de octubre de 2011

——————————————————————————————–

El senador Jorge Enrique Robledo citó al ministro de Ambiente a un debate de control político en el que se discutirá la construcción de un hotel de siete estrellas de una trasnacional en el Parque Tayrona, proyecto anunciado por el presidente Juan Manuel Santos.

El congresista del Polo manifestó su oposición al proyecto por los graves daños ambientales y sociales que causará en uno de los parques naturales más importantes de Colombia y el mundo, por razones ambientales y culturales.

El hotel será un gran negocio para un monopolio extranjero y para algunos colombianos, amigos del gobierno nacional, entre los que se encuentran beneficiarios de Agro Ingreso Seguro (ver http://bit.ly/r9AWjW). Además, es una forma de profundizar la privatización de los parques naturales, riqueza que les pertenece a todos los colombianos.

El debate se realizará en la Comisión Quinta del Senado en fecha que se anunciará.

——————————————————————————————–

Privatizar a Ebsa traerá como consecuencia el deterioro del servicio, anticipa Robledo

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 19 de octubre de 2011.

——————————————————————————————–

Privatizar la Ebsa acarreará graves perjuicios a los boyacenses. La enajenación inevitablemente rebajará la calidad del servicio e incrementará las tarifas. Debe ser el Estado el que garantice la provisión de la energía eléctrica en Boyacá.

Privatizar a Ebsa, como lo tiene decidido el gobierno nacional, le acarreará graves perjuicios a la ciudadanía boyacense, empezando por el alza de las tarifas de energía y por el deterioro del servicio en las zonas rurales más alejadas, sostuvo hoy en la Comisión Quinta el senador Jorge Enrique Robledo.

Cuando el gobierno impone a la brava la utilidad privada como el aspecto medular de los servicios públicos, surgirá siempre en forma inevitable una contradicción que se resuelve en contra del usuario. Para poder sacar mayor ganancia, el monopolio se ve obligado inexorablemente a incrementar las tarifas y a rebajar la calidad. En este caso particular, explicó Robledo, al consorcio que resulte beneficiado con la venta de Ebsa no le va a resultar rentable prestar el servicio de energía ni en las áreas pobres ni en las regiones alejadas. “Más costoso les sale incluso llevar hasta las casas las facturas y hacerles el mantenimiento a los transformadores”.

El que sea el Estado y no el monopolio particular el que intervenga en los servicios públicos se vuelve indispensable en cualquier sociedad para que puedan llegar a toda la población, concluyó el senador del Polo Democrático.”

*****

016 “El sectarismo y la persecución de CM& contra el Polo lo llevan a alcahuetear corruptelas

Jorge Enrique Robledo, Senador de la República, Bogotá, octubre 18 de 2011

——————————————————————————————–

Doctor

Yamid Amat

Director Noticiero CM&

Bogotá

Ref. El sectarismo y la persecución de CM& contra el Polo lo llevan a alcahuetear corruptelas.

Cordial saludo:

En el 1, 2 y 3 del pasado viernes, CM& volvió a lanzar infundios contra el Polo Democrático Alternativo y Aurelio Suárez, su candidato a la Alcaldía de Bogotá, con el propósito de desacreditarlos. Que CM& tergiverse los hechos para desprestigiar al Polo no constituye una novedad. Pero esta agresión auspicia una corruptela.

La Constitución y la ley, así como la ética, prohíben la doble militancia, es decir, pertenecer, al mismo tiempo, a dos organizaciones políticas diferentes (ver pruebas: http://bit.ly/qGXmv0). CM& sabe que está probado que Guillermo Asprilla es dirigente del grupo de Gustavo Petro, razón por la cual violó la ley cuando se posesionó como concejal del Polo en Bogotá. Y CM&, en vez de contar la verdad, la oculta y al mismo tiempo alcahuetea que despojen al Polo de una curul que le pertenece y, como si fuera poco, difama a Aurelio Suárez, un colombiano tan respetable como el que más.

CM&, además, no mostró la respuesta que Aurelio Suárez le dio a uno de sus reporteros cuando le preguntó sobre este caso y respondió: la doble militancia constituye un acto de corrupción. Hasta el más novato de los estudiantes de comunicación puede explicarle a CM& que es un deber ético del periodismo dar las versiones de las partes en una noticia.

La actitud de CM& contra el Polo, además de antidemocrática por excelencia, viola la Ley 130 de 1994, que ordena que la información sea plural, objetiva e imparcial.

El sistemático maltrato de CM& al Polo podría servir en las escuelas de comunicación para enseñar, por ejemplo negativo, cómo no hacer buen periodismo, porque antes que informar a sus televidentes, los desinforma y manipula. Y no es porque usted no pueda ser partidario de las fuerzas reaccionarias que tanto daño le hacen a Colombia, sino porque los juicios de los directores de los medios, o los prejuicios, en este caso, no deben disfrazarse de noticias, y menos tras unas caras graciosas.

A ningún colombiano ilustrado se le escapa que la persecución de CM& contra el Polo hace parte de las mismas viejas concepciones que siempre han perseguido a la izquierda democrática en Colombia con el propósito de liquidarla o de hacer que traicione su pensamiento, objetivos que les fracasarán con el Polo Democrático Alternativo.

Atentamente,

Jorge Enrique Robledo

Senador de la República”

*****

015 “Sin educación no hay equidad

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, octubre 17 de 2011

——————————————————————————————–

Es frecuente escucharle a los padres cuando se refieren a la herencia que desean transferirle a sus hijos: “no les dejaré bienes, pero si una buena educación”, es una expresión que envuelve la importancia que reviste la preparación de las gentes con el conocimiento para enfrentar los avatares de la vida, por ello si una sociedad en verdad pretende ser equitativa lo mínimo que debe hacer es garantizarle a sus integrantes condiciones para que se eduquen tanto como puedan y quieran con calidad, la equidad no puede medirse por los susidios o los taxis repartidos, sino por la formación integral que se imparta a la población.

Por ello resulta especialmente odiosa la reforma a la educación superior que acaba de presentar al gobierno de Santos a consideración del Congreso y que los muchachos acompañados de sus profesores, han rechazado de manera tajante.

Apelando a necesidades sentidas y expresadas por la comunidad universitaria, el gobierno propone la nueva normativa que se ajusta al espíritu de lo negociado con los Estados Unidos en el TLC, la educación como un nuevo filón de negocio para los capitales ociosos y libertad absoluta para el acceso de los prestadores de “servicios educativos”, como eufemísticamente lo denominan los reyes del business.

Las Naciones que hoy jalonan el crecimiento económico del planeta: China, India y Brasil optaron por fortalecer su aparato educativo, en especial el de nivel superior con enormes recursos públicos, para garantizar mayor cobertura y calidad, por ello aunque paralelamente funcionan universidades privadas, las que financia el Estado son las de mayor reconocimiento por su calidad y sus programas de investigación.

Carl Sagan, un brillante científico y astrónomo norteamericano, que nos ofreció la maravillosa serie televisiva Cosmos, en donde de manera sencilla nos devela infinidad de misterios del funcionamiento del universo, en uno de sus libros: “El mundo y sus demonios”, alertaba sobre el futuro declive de su país por la sistemática reducción de los presupuestos para investigación y en contraste la creciente influencia de naciones como Japón en el mundo desarrollado explicable por el incremento en los recursos públicos para el desarrollo científico.

Con la mordacidad que lo caracterizaba, aludía a las enormes aplicaciones prácticas que se desprendieron de investigaciones que hicieron científicos aparentemente desconectados de la realidad y financiados por los recursos de instituciones educativas estatales: la explicación del espacio electromagnético de Maxwell que fundamentó la radio, el radar y la televisión, el estudio de las bacterias de Fleming en un queso mohoso, que culminó con el uso de antibióticos, o los estudios de madame Curie alrededor del radio que terminaron facilitando una terapia contra el cáncer, todas aplicaciones en la industria con beneficios para las gentes y fabulosas utilidades para los empresarios que las desarrollaron.

La naturaleza de las instituciones Universitarias es la investigación, hoy el costo de la investigación básica y especialmente la experimental son sustancialmente altos, solo asimilables por el gobierno, esta es la única capaz de resolver a futuro problemas que necesitan solución para la preservación de la humanidad, pero hay un inconveniente, no se sabe cuál de ella de en la diana, es posible que mucha no termine siendo de utilidad, ¿los inversionistas estarán dispuestos a correr este riesgo?, por supuesto que no, así pues si el gobierno abandona la educación superior a manos del sector privado, este únicamente invertirá en lo que pueda garantizarle réditos a corto plazo, ¿qué pasará con aquella que requiere de tiempo y recursos cuantiosos?

En un mundo donde la desigualdad es la característica principal, una política educativa responsable, sería al decir de Sagan: “una luz en medio de la oscuridad”.

*****

014 “TLC con Estados Unidos: lo peor para Colombia en 192 Años

Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 14 de octubre de 2011.

——————————————————————————————–

El TLC con Estados Unidos es lo más malo que le ha ocurrido a Colombia luego de la Independencia de España, el 7 de agosto de 1819. Porque lleva las relaciones entre los dos países a unas muy parecidas a las que tuvo la Nueva Granada con la Corona española, le arrebata al país toda posibilidad de resolver sus graves problemas económicos, sociales y políticos, condenándolo, mientras dure el Tratado, a la pérdida de la soberanía, el atraso científico y productivo, la desnacionalización económica, la concentración de la riqueza, el maltrato laboral y ambiental, la corrupción, el desempleo y la pobreza. Ganarán, sí, los pocos colombianos que logren separar su suerte personal de la de la nación, al conectar sus intereses con los de las trasnacionales que avasallan a Colombia.

El Tratado tiene 23 capítulos y 1.300 páginas que reglamentan en detalle toda la economía colombiana: exportaciones e importaciones, agro, industria y servicios, inversiones extranjeras, sector financiero, telecomunicaciones, propiedad intelectual, compras públicas, asuntos culturales, laborales, ambientales y sanitarios, en fin, todo. Ninguna norma nacional podrá contener nada que contradiga su texto, pues este equivale a la Constitución económica de Colombia. El TLC, además, no podrá modificarse sin permiso de Estados Unidos y su derogatoria unilateral por parte de Colombia, que puede darse, tendría que obligar a las trasnacionales a soltar la presa.

Los TLC están montados sobre mentiras. No es cierto que para venderle a Estados Unidos haya que tener un TLC con ese país: nadie en Europa lo tiene, ni China, ni Japón, ni Brasil. También es falso que a los países los desarrollen los extranjeros, y más si solo invierten cuando les garantizan monopolios y materias primas, impuestos y mano de obra baratos. Tampoco es verdad que los estadounidenses desmontarán sus descomunales subsidios industriales y agrarios. Y es falaz afirmar que a Colombia se le impone lo que hicieron norteamericanos, europeos y japoneses para desarrollarse. Por el contrario. El TLC le quita los principales instrumentos que esas naciones usaron para construir sus economías.

Colombia no negoció un TLC con Estados Unidos. Los llamados “negociadores” fueron un grupito de “hombres sí”, a cuyo director, el ministro de Comercio, no le dio vergüenza salir del cargo para irse a Washington a un puesto en el Banco Mundial. Que todos los TLC de América sean iguales obedece a que las trasnacionales le indican a la Casa Blanca cuáles son sus intereses y esta se los convierte en tratados. Las diferencias se limitan a establecer el plazo en el que la industria y el agro de los países víctimas perderán toda protección, es decir, a darles orden a las quiebras: quiénes en el primer año, quiénes en el quinto y quiénes el décimo, que suele ser la desprotección más tardía.

El libre comercio no va a empezar en Colombia con los TLC. Lo inició César Gaviria y avanzó en los gobiernos siguientes. Lo nuevo es que buscan profundizarlo y hacerlo irreversible. Y dos décadas de ruina y retrocesos industriales y agropecuarios por las mayores importaciones, de desempleo y pobreza, al igual que de unas exportaciones limitadas a los mismos productos agropecuarios y mineros de siempre, muestran la falacia de los pajaritos de oro que pintan con el TLC con Estados Unidos, a cuyos daños se sumarán los tratados con Canadá, la Unión Europea y Corea.

Si este TLC era malísimo en 2006, cuando se negoció, ahora es peor. Primero, por la grave crisis estadounidense y mundial. Y segundo, porque la revaluación ha disminuido en 20% la competitividad nacional, revaluación que tiene como causa principal que Estados Unidos reducirá las importaciones y aumentará las exportaciones como sea, incluso imprimiendo dólares sin parar, en algo así como una gran falsificación de moneda.

Las privatizaciones son parte del libre comercio. Por eso Santos no desmonta el sistema de las EPS, estrangula financieramente a las universidades públicas y busca legalizar el lucro en la educación, negocio impuesto por el capítulo de inversiones del TLC con Estados Unidos. Y otra vez se demostró, esta vez con Obama y sobre el caso de los crímenes contra los sindicalistas colombianos, que Washington permuta negocios por derechos humanos (Libro “El TLC recoloniza a Colombia” en http://bit.ly/jho8XW).”

*****

013 “El documento que recoloniza a Colombia

Mario Alejandro Valencia. Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, Bogotá, 12 de octubre de 2011

——————————————————————————————–

Un día como hoy hace 519 años los españoles llegaron a este territorio y posteriormente lo colonizaron. Durante tres siglos nuestros hombres, mujeres y niños, nativos y esclavos fueron humillados, desterrados y asesinados. Nuestras riquezas naturales, culturales y sociales arrasadas y saqueadas. El 7 de agosto de 1819, tras años de valiente lucha, el último soldado español fue derrotado y Colombia logró su independencia.

La aprobación del TLC entre Estados Unidos y Colombia, el 12 de octubre de 2011, no es una noticia más para los colombianos. Se trata de la decisión política más trascendental en toda su historia republicana. Con el TLC se decreta legalmente la recolonización de Colombia, esta vez a manos de las multinacionales estadounidenses, las más poderosas que hayan existido.

Quienes negociaron el TLC, quienes lo aprobaron en el Congreso, quienes lo declararon constitucional y, por supuesto quienes promovieron su aprobación en Estados Unidos, son traidores a la patria; no les cabe otra definición. Son traidores porque con un documento renunciaron a la obligación constitucional de controlar la economía y el territorio. No los derrotó un ejército; firmaron a voluntad un tratado supraconstitucional que no tiene fecha de vencimiento.

A partir de la implementación del TLC con Estados Unidos, las personas que dirigen esta nación no podrán tomar ni una sola medida que afecte a una empresa estadounidense en sus expectativas de ganancia. Dentro del tratado esto es considerado como un “obstáculo injustificado al comercio”, delito económico que se resolverá en un tribunal de arbitramento internacional del Banco Mundial, controlado por Estados Unidos.

La producción colombiana en campos y ciudades tendrá que competir con los monopolios agrícolas, industriales y financieros más grandes del planeta, pero no en igualdad de condiciones. Mientras Colombia renunció a cualquier medida de protección, Estados Unidos mantendrá sus ayudas internas, multimillonarios subsidios que permite a sus productores vender más baratas sus mercancías. Se acabará lo que queda de maíz, arroz, pollos y lo que queda de industria. Obviamente también los empleos que generan. Con una economía sin control estatal, Colombia se inundará de capitales especulativos que extraerán el ahorro interno, obligando a vender cada vez más recursos naturales para conseguir los dólares que comprarán cada vez menos celulares, computadores y comida. A esto le llaman ventajas comparativas. ¿Cuántos bananos hay que vender para comprar un blackberry? Esta fórmula, según los áulicos neoliberales, desarrollará a Colombia.

El TLC con Estados Unidos provocará un saqueo más atroz que el producido por la colonia española. El oro que se llevaron los españoles lo sacaron con palas y picas. Ahora extraen carbón, petróleo, níquel y, claro, el oro que queda, con toneladas de explosivos, enormes retroexcavadoras, trenes, camiones de 320 toneladas, bolsas de valores y todo el gobierno a su servicio. A esto Juan Manuel Santos lo llama “locomotora minero-energética”. Cuando se agoten los recursos minerales no habrá con qué comprar más comida. A esto el Presidente lo llamó hoy “el tratado más importante que hemos firmado en nuestra historia” y “un día histórico para los trabajadores colombianos”.

No existe ni un solo estudio serio, ni una sola cifra que pruebe los beneficios para Colombia. Si los hay, que los muestren. No habrá un solo sector que sea capaz de competirle al agro y a la industria gringa. Los supuestos ganadores no son más que un mito. Al supuesto mercado de 300 millones de personas no le cabe una taza más de café, ni una rosa más. El mismo gobierno se ha encargado de clarificar esto. Quedarán en la memoria frases como: “Los acuerdos comerciales juegan un papel importante para mantener e incluso incrementar las exportaciones estadounidenses”. “Buscar que dentro de esa apertura que requieren los Estados Unidos para el crecimiento de su economía, avance el TLC de Colombia”. “A quien más le conviene en los actuales momentos el TLC de EE.UU. con Colombia es al gobierno de los EE.UU”, todas pronunciadas por funcionarios colombianos que hoy celebran su aprobación. Tienen motivos para hacerlo: su felicidad viene acompañada de las prebendas que deja la traición.

Para el resto de los colombianos vendrá hambre, miseria y atraso. Será la triste prueba de las advertencias realizadas en centenares de debates, conferencias, escritos y constancias del senador Jorge Robledo, Aurelio Suárez, y las acciones de miles de colombianos patriotas y decenas de organizaciones reunidas en Recalca. Inevitablemente todos los colombianos sufriremos las consecuencias del TLC, incluso quienes por dogmatismo o desconocimiento lo respaldan. “No puede haber empresas sanas en un país enfermo”, dice Emilio Sardi, industrial que ha sido leal a su país. Pero los nefastos resultados que traerá el TLC vendrán también acompañados de la lucha del pueblo colombiano que se organizará y se unirá, como hace dos siglos, para recuperar la soberanía y la dignidad de sus gentes.”

*****

012 En Rubiales, el gobierno incumple el acuerdo suscrito con la CUT y la USO, con el vicepresidente Garzón de garante

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 12 de 2011

——————————————————————————————–

Las astucias y avivatadas no contribuyen a que existan relaciones respetuosas entre la patronal y los sindicatos.

A pesar de tener empeñada su palabra el vicepresidente Angelino Garzón y los ministros de Minas y de la Protección Social, el gobierno incumplió el acuerdo suscrito con la CUT y la USO en Pacific Rubiales, denunció hoy en la Comisión Quinta el senador Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático.

Robledo leyó un comunicado en el que la CUT y la USO precisan que el llamado acuerdo del que habló ayer el gobierno no resuelve el pliego de peticiones de los 12 mil trabajadores ni es resultado de la mesa de negociación pactada por las partes y en la que el vicepresidente actúa de garante. El acuerdo fue suscrito por un sindicato amigo del gobierno y del vicepresidente Garzón y solo representa a un sector del personal directivo de la empresa.

El congresista abogó por unas relaciones respetuosas y sin astucias, exigió dar solución al pliego y concluyó expresando su solidaridad con el paro de los estudiantes universitarios.

Se anexa declaración de la CUT y la USO

A raíz de las declaraciones del Ministro de Minas y Energía Mauricio Cárdenas y el Vicepresidente corporativo de Pacific Rubiales Energy, en las que dan por resuelto el Conflicto laboral de los trabajadores de contratistas al servicio de dicha Multinacional, la CUT y la USO se permiten hacer la siguiente precisión:

1. El mencionado acuerdo NO resuelve el pliego de peticiones presentado por la USO, en el cual se recogen las aspiraciones de más de 12.000 trabajadores de contratistas que están al servicio de PACIFIC RUBIALES ENERGY en los campos de Rubiales y Quifa en el departamento del Meta.

2. Que ese supuesto acuerdo no es resultado de la Mesa de Negociación que se pactó oficialmente entre PACIFIC RUBIALES ENERGY y la USO, del cual son garantes el Ministro de Protección Social MAURICIO SANTAMARIA y el Ministro del Interior (e) AURELIO IRAGORRI en representación del Gobierno Nacional y el Presidente de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, TARSICIO MORA. Mesa de Negociación que surgió de los acuerdos con el Vicepresidente de la República, ANGELINO GARZON, en Puerto Gaitán.

3. Aclaramos que UTEN (Unión de Trabajadores de la Industria Energética Nacional y de Servicios Públicos Domiciliarios), filial de la CGT, que afilió el pasado 4, 5 y 6 de octubre a 700 trabajadores directivos de Pacific Rubiales Energy, NO representa los intereses ni ha estado en el Conflicto Laboral de los 12.000 trabajadores de contratistas al servicio de la multinacional Canadiense Pacific Rubiales Energy.

4. Es claro que ninguno de los afiliados a UTEN en Rubiales se beneficia del acuerdo que pactaron con la multinacional, puesto que sus salarios y prestaciones son muy superiores a las de los trabajadores tercerizados que representa la gran mayoría de la mano de obra en este campo y están afiliados a la USO.

5. Esta es una medida unilateral y lo que busca es desviar la opinión pública de la verdadera situación que están pasando los trabajadores en Campo Rubiales.

La CUT y la USO exigen al Gobierno Nacional y a Pacific Rubiales Energy, dar solución al Pliego de Peticiones que presentó la USO, con el fin de resolver la deplorable situación social y laboral en Puerto Gaitán y Campo Rubiales, que aunque es uno de los principales centros de producción de petróleo en el país, tiene alarmantes cifras de inequidad social.

Firmado:

TARSICIO MORA GODOY, Presidente CUT Nacional

RODOLFO VECINO, Presidente USO”

*****

011 “Privatización y universidades con ánimo de lucro siguen en el proyecto de Santos

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 11 de octubre de 2011

——————————————————————————————–

La reforma permite crear universidades de economía mixta y convierte el Fondo de Desarrollo en una sociedad anónima. TLC autoriza inversión extranjera y ganancias en educación superior. Empeora la crisis financiera de universidades públicas. Se lesiona la autonomía universitaria y se fortalece le negocio financiero.

El senador Jorge Enrique Robledo afirmó que el presidente Santos falta a la verdad porque en su reforma a la educación superior no eliminó el ánimo de lucro ni la privatización.

Robledo explicó que la propuesta del gobierno crea las instituciones de economía mixta en la educación superior, es decir, empresas que se rigen por el derecho privado con el propósito de hacer ganancias. Incluso puede ser peor, porque universidades públicas pueden terminar convertidas en mixtas.

La reforma también transforma el Fondo de Desarrollo de la Educación Superior, entidad encargada de estructurar los proyectos para la expansión y mejoramiento de la calidad de la educación, en una sociedad anónima de economía mixta.

El presidente Santos también oculta que el capítulo de inversiones del TLC con Estados Unidos autoriza las universidades con ánimo de lucro y que el del comercio transfronterizo de servicios autoriza a los norteamericanos a prestar, desde Estados Unidos, servicios educativos virtuales, inversiones que se harán buscando el lucro, señaló el congresista del Polo.

El parlamentario agregó que la reforma empeora la crisis financiera de las universidades públicas, porque las cargas que les impone son muy superiores a los recursos que se les trasladan. Y rechazó que los créditos financieros sean el principal instrumento para que los jóvenes accedan a la educación superior.

También afirmó que la propuesta lesiona la autonomía universitaria y atenta contra la participación democrática de loa estamentos básicos, porque define cómo y qué se debe enseñar y mantiene en los órganos de dirección a personas ajenas a la universidad.

Robledo respaldó el programa mínimo de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, MANE, y su decisión de convocar a un paro nacional universitario.”

*****

010 “Elegir mal nos cuesta la vida

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, octubre 10 de 2011

——————————————————————————————–

El agudo silbido de los grillos en la noche calurosa genera el ambiente propicio para que los espíritus se liberen de las cargas emocionales represadas, así le aconteció a Mary Liz, que a sus setenta y dos años aún debe aventurarse en las calles con la mercancía para ganarse el pan diario. Con rasgos finos y una piel cobriza, tostada por el sol, porque brillaba como la Luna de lo blanca en su infancia nos dice, hace una pausa porque ya no puede conversar de corrido como en el pasado y evoca sus días de venta en el puesto de la galería central: me la ganaba honradamente y me permitía vivir con holgura, pues la clientela que conseguí en los treinta años que manejé el punto en la parte baja, al costado oriental de espaldas a un almacén de calzado que daba a la calle, cada semana acudía a llevar su remesa de verduras frescas, que siempre les tenía bien dispuesta en canastillas y un mesón que conformaban la venta, recuerda ahora con una tímida lagrima asomando en su ojo izquierdo. De pronto esa figura un tanto apagada y disminuida por los golpes de la vida, con una fuerza que uno no puede explicarse de donde sale, vocifera: y saber que yo ayudé a elegir a quienes nos condenaron, esos malditos que no les importó la suerte de cientos de familias, solo veían la oportunidad de sus negocios.

Mary Liz se refiere a la absurda decisión de un Alcalde acolitado por la mayoría del Concejo Municipal de demoler las galerías del Centro y Norte de Neiva, para trasladar la venta al pormenor de alimentos perecederos a un rincón de la ciudad a donde se suponía todos los habitantes deberían acudir a mercar; dicha medida se avaló con argumentos de salubridad y modernidad, que si bien podían tener validez, no justificaban la manera brutal como se adelantó, sin concertar previamente con los afectados la manera de atenuar el impacto de tamaña disposición, procurando la continuidad de su actividad, la preservación de su clientela y la conveniencia de los usuarios. La atormentada relatora cuenta que después del desalojo y la frustración de no vender nada en Mercaneiva, el pomposo nombre que le pusieron al galpón a medio construir a donde forzosamente los trasladaron obligándolos a comprar a precios desorbitantes unos cubículos de porquería, se vio deambulando en las calles y en el parque principal vendiendo chancletas para ganarse la vida; luego otro gobernante de esos a quien le delegó su confianza con el voto, con un piquete de policías la sacaron junto a sus compañeros de venta informal y luego de muchas refriegas los ubicaron en la llamada plaza cívica, ahora acordonada por unas vallas policiales que solo permiten el paso de las moscas y los zancudos en el espacio público. Ahora está aguantando hambre porque no hay un lugar donde vender su mercancía.

Esta es solo una de las innumerables tragedias que viven cientos de compatriotas por las decisiones políticas de sus gobernantes locales, que desde el comienzo de la era neoliberal se dedicaron a enriquecerse con los bienes públicos, pero ahora serán millones los que sufran las consecuencias de feriar al país con el TLC firmado con los gringos y con los Europeos, que destruirán el trabajo, el medio ambiente y la vida, para beneficio de las grandes compañías multinacionales y sus acólitos en Colombia; el próximo 30 de octubre no podemos volver a cometer el error de Mary Liz, de elegir a sus propios verdugos, debemos votar por los candidatos de una nueva oportunidad que representa el Polo Democrático Alternativo.”

*****

009 “Hacia una ciudad ambientalmente viable

Entrevista concedida a la publicación “Vamos por los derechos”, Bogotá, octubre de 2011

——————————————————————————————–

¿Cuál es la propuesta en medio ambiente para los jóvenes bogotanos?

Los jóvenes que hoy tengan entre 15 y 25 años serán la mayoría de los habitantes de la ciudad dentro de 20 años. Imaginemos la Bogotá del 2030, si las tendencias actuales continúan. Será una ciudad más segregada, más hacinada, con servicio de acueducto, energía y salud mas costosos, con graves dificultades de movilización, más propensa a las inundaciones y a los deslizamientos, más sucia. Por eso debemos iniciar la transición hacia una ciudad ambientalmente viable. Para ello hay que trabajar en tres direcciones: defender, consolidar y ampliar la estructura ecológica principal, es decir, cerros, humedales y río Bogotá. Segundo, iniciar la transición hacia energías limpias y sostenibles, básicamente energía solar. Comencemos por calentadores solares. La energía fósil es cada vez más escasa y cara. Tercero, disminuyamos la contaminación usando empaques biodegradables y reutilizables, recuperemos los hermosos empaques de fique. Todo lo anterior implica mucha participación ciudadana y el entusiasmo y capacidad innovadora de la juventud.

¿Qué contempla su programa en el terreno educativo?

Apoyo la propuesta de Aurelio Suárez de profundizar la gratuidad en la educación, extendiéndola a la educación media y ampliando el subsidio aliementario a los educandos. Velaré desde el Concejo para que el presupuesto del Distrito refleje esta prioridad pues es el Concejo el que aprueba el presupuesto. Hay que profundizar el sentido ambiental de la educación y mejorar los PRAES, hay que estrechar los vínculos entre las escuelas y colegios y la comunidad para mejorar la convivencia y ampliar las condiciones de esparcimiento sano. Por ejemplo mediante jornadas de arborización, adopción de parques, cine clubes, etc. Se necesita además un plan de empleo que dé oportunidad a los jóvenes una vez concluyan su ciclo educativo.

¿Cuáles son los principales aspectos de su programa en lo cultural?

No habrá un nuevo proyecto de ciudad sin un cambio cultural, es decir en las formas de producir e intercambiar, en la organización social y política y en la manera de simbolizar y representarnos el cambio. En todo lo anterior el arte y todas las formas de expresión son a la vez necesidad e instrumento. El Concejo tiene entre sus funciones la defensa del patrimonio cultural de la ciudad, hay que dinamizar esta función. No es solo conservar el pasado sino crear nuevos imaginarios, nuevos referentes, nuevos paradigmas. La música, el baile, el teatro, la pintura, el muralismo, el grafitismo, deben seguir siendo apoyados y en esto las dos alcaldías del Polo han avanzado pero hay que ir mucho mas allá y dar mayor protagonismo a la Juventud. Hay que fortalecer las Casas de la Cultura que existen en las Localidades y crearlas donde no las hay, pero ante todo hay que sacar el arte a la calle y crear las condiciones logísticas para ello. Todo esto tiene que tener espacio en el presupuesto del Distrito.

¿Qué propone en términos de transporte a los capitalinos?

El transporte es el sistema circulatorio de la economía. El avance hacia una economía solidaria y en función de nuestras propias necesidades implica reorganizar la producción en la ciudad, acercando la vivienda a los sitios de trabajo. Muchas horas transportándose le restan tiempo a la creatividad, a la convivencia y al deporte y generan agresividad. Hay que comenzar por un sistema de transporte integrado, público y subsidiado, cuyo eje sea el Metro en función de la gente y no del negocio, como propone Aurelio Suárez. De inmediato hay que reducir la tarifa del Transmilenio revisando un contrato que expolia al Distrito y al usuario. Es urgente la tarifa especial para la tercera edad y los jóvenes. Hay que fomentar el transporte en bicicleta, muy atractivo para los jóvenes, pero en condiciones de seguridad y bajos costos, como en varias ciudades europeas que disponen de un parque de bicicletas que se alquila por el trayecto y se entrega en la siguiente estación. Igualmente parqueaderos vigilados para las bicicletas.

¿Qué relación existe entre el sistema de transporte y el medio ambiente?

El vehículo particular y la congestión que genera son graves factores de deterioro ambiental, un estudio hecho para Sevilla, en España, revela que en esa ciudad, cuya área metropolitana alberga millón y medio de personas, los vehículos recorren diariamente 17 millones de kilómetros, 44 veces la distancia media entre la Tierra y la Luna, excediendo ampliamente los límites aconsejables en cuanto a impacto ambiental. Imaginemos lo que ocurre en Bogotá cuya población es cinco veces la de Sevilla y cuyo parque automotor privado pasó de un millón de vehículos en 2010 a un millón cuatrocientos mil vehículos este año.

¿A que le dará énfasis en cuanto a promoción de los derechos humanos y ciudadanos?

En primer lugar al derecho a la vida, pero también al agua potable, dando continuidad a las propuestas del referendo por el derecho humano al agua del cual fui vocero. Además de la educación y la salud para los jóvenes es muy importante el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la equidad de género y la libre opción sexual.

¿Cuáles serían las razones para que los jóvenes voten por Usted, el 30 de Octubre, marcando el 9 del Polo Democrático Alternativo al Concejo en el tarjetón?

He resumido mi programa en nueve propuestas pero daría una razón: los jóvenes son el futuro de la ciudad y el único programa que mira más allá de los cuatro años de la próxima Alcaldía es el que plantea el Polo Democrático Alternativo y yo impulsaré desde el Concejo.

—————————————————————————–

Por favor incluya las direcciones polomoir@listas.moir.org.co y polo-moir@lists.riseup.net en su libreta de direcciones para que no sean consideradas spam. Estos envíos se hacen por lo menos una vez a la semana; si dejan de llegarle, háganoslo saber. Si no desea seguir recibiendo nuestros correos, respóndanos pidiendo su retiro de la lista. Si desea publicar nuestros artículos, incluya nuestras páginas como crédito de los mismos.”

*****

008 “Un ambientalista al Concejo de Bogotá

Bogotá, octubre de 2011

——————————————————————————————–

De un movimiento ambiental, con perspectiva cada vez más política, surge el nombre de Rafael Colmenares al Concejo de Bogotá.

Bogotano por adopción, como la gran mayoría de la población actual de la capital, este abogado de la Universidad Javeriana, ha dedicado buena parte de su vida a la defensa y promoción del medio ambiente en el país. Colmenares ha adelantado un trabajo relevante para la defensa de nuestro patrimonio ambiental, al haber dirigido, por doce años, la Corporación Ecofondo, una organización de organizaciones ambientalistas, no gubernamentales y comunitarias, desde la cual, con un equipo de trabajo comprometido con una perspectiva social y étnica del ambientalismo, adelantó la operación de apoyo más importante y amplia, registrada en el ámbito nacional, en beneficio de comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas y urbanas. Rafael Colmenares también ha sido ampliamente reconocido por su labor en el Comité Promotor del Referendo por el Derecho Humano al Agua en Colombia, iniciativa que logró recoger más de dos millones de firmas en todo el país y que significó una amplia confluencia de ambientalistas, indígenas, defensores de los acueductos comunitarios, sindicalistas, usuarios y vocales de control de servicios públicos.

Sus intervenciones en las sesiones de la Cámara de Representantes como Vocero del Referendo por el Derecho Humano al Agua son recordadas por la claridad de los argumentos y la valentía en denunciar las maniobras para modificar el texto original, por parte de la entonces bancada gubernamental, la cual defendía una política de privatización de este recurso vital. En el trasegar del referendo profundizó su relación política con el senador Jorge Enrique Robledo y los representantes a la Cámara Germán Navas Talero y Germán Reyes, decididos defensores de la iniciativa, al igual que el conjunto de la bancada del Polo Democrático Alternativo. Hoy cuenta con el apoyo del también representante a la Cámara Iván Cepeda.

A Colmenares se le reconoce, por igual, su condición de pionero en la defensa de los humedales de Bogotá, al lograr evitar, con un puñado de compañeros y compañeras, el apoyo de una organización social y el naciente DAMA, el relleno definitivo de la Laguna de Tibabuyes, en la localidad de Suba, en el año de 1992. Allí mismo surgió la iniciativa de iniciar la recuperación del humedal de La Conejera, la cual apoyó decisivamente desde Ecofondo. Por su destacada participación y compromiso en la defensa de estos ecosistemas, las organizaciones ambientalistas de Bogotá lo designaron como su representante en el Consejo Directivo de la CAR, en 1994, junto con el inolvidable promotor de las acciones populares, Germán Sarmiento Palacio.

Con ocasión de la campaña electoral de 2007 a la Alcaldía de Bogotá, el Foro Nacional Ambiental organizó un evento sobre los temas ambientales de la ciudad encargando a varios expertos la elaboración de documentos, posteriormente presentados a los candidatos. Colmenares escribió, con tal motivo, “El agua y Bogotá: un panorama de insostenibilidad”, donde critica la privatización de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, y su “tercerización” a través de operadores privados zonales, y aborda la complejidad del ciclo hidrológico del cual se nutre la ciudad.

Al retirarse de Ecofondo, en marzo del año pasado, ha continuado su labor en diferentes espacios ambientales, y ha intervenido como expositor en importantes eventos nacionales e internacionales. Al tiempo ha escrito varios artículos vinculando el efecto devastador de las inundaciones con el deterioro ambiental del país, los cuales han sido publicados en Le Monde Diplomatique, Caja de Herramientas, Desde Abajo y la revista Deslinde.

Actuar localmente, pero con un pensamiento de proyección nacional y global, ha sido base del trabajo de Colmenares a lo largo de los años. Ahora, con una orientación más política, y un renovado compromiso con los grandes cambios que requiere la capital de los colombianos para afrontar los retos sociales, económicos, políticos y ambientales en este nuevo siglo, presenta su nombre a la consideración de los bogotanos como candidato al Concejo de Bogotá en la lista del Polo Democrático Alternativo.

Votemos por el No. 9 de la lista del Polo al Concejo de Bogotá, y elijamos a Rafael Colmenares para tener un inmejorable vocero por una Bogotá sostenible y social, económica y ambientalmente viable.”

*****

007 “A los trabajadores estatales les asiste la razón para irse al paro, dice Robledo

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo, Bogotá, octubre 6 de 2011

——————————————————————————————–

El pliego nacional estatal, casi un año en el limbo. No se cumplen los Convenios de la OIT. Hay trabajadores tercerizados hasta en el Ministerio de la Protección. Gobierno pretende entregarle al cartel de las EPS régimen de salud del magisterio.

Que se dé cumplimiento a los Convenios 151 y 154 de la OIT, que les reconocen a los empleados públicos el derecho a la negociación colectiva, le pidió al gobierno el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, al expresar su total apoyo al paro convocado para el viernes 7 de octubre por el conjunto del movimiento sindical.

El pliego nacional estatal presentado por los trabajadores del sector público va a cumplir once meses de haber sido presentado sin que el gobierno muestre el más mínimo interés por atenderlo. Además, en las entidades del estado los funcionarios siguen sujetos a la intermediación laboral. Cómo será de falaz el promeserismo, que hay trabajadores tercerizados hasta en el Ministerio de la Protección Social.

Los maestros también marcharán para exigirle al gobierno que no le entregue su régimen de salud al cartel de las EPS. La propuesta gubernamental es un premio para las empresas que han utilizado maniobras fraudulentas para negarles a los colombianos el derecho a la salud, como lo demostró la Supersociedades.”

*****

006 “Candidato al Concejo de Bogotá advierte sobre riesgos de TLC con corea

Bogotá, octubre 4 de 2011

——————————————————————————————–

Rafael Colmenares, candidato al Concejo de Bogotá por el Polo Democrático Alternativo, llamó la atención sobre los enormes riesgos que se ciernen sobre la producción industrial bogotana, si se llega a firmar un TLC con Corea del Sur.

Según Colmenares, “Santos regresó feliz de Seúl porque Colombia le va a seguir vendiendo café, ferroníquel y globos de látex a Corea, mientras ellos nos venden vehículos y electrodomésticos, terminando de arrasar lo que queda de la industria nacional”. En efecto, el 86% de las exportaciones colombianas a la península asiática corresponden a bienes primarios que ya ingresan a ese mercado sin TLC, mientras el 92% de las importaciones desde Corea son bienes industriales que compiten con la producción nacional.

“Bogotá será la ciudad más afectada con este TLC”, indicó Colmenares. “el 60% de la industria automotriz colombiana se desarrolla en la capital, en una cadena en donde la elaboración de autopartes es supremamente importante y genera empleos industriales de calidad y mejor pagos. Corea fabrica 4 millones de automóviles al año, 22 veces más que los 180.000 automóviles que ensambla Colombia”.

El impacto en términos de empleo, y por ende en ingresos para la capital, será supremamente negativo. El candidato al Concejo recordó que la cadena automotriz en Bogotá genera alrededor de 15.000 empleos, que al perderse producirá pérdidas en salarios cercanas a los 200.000 millones de pesos al año.

Colmenares concluyó diciendo que “la población bogotana debe analizar con sumo cuidado este proyecto, exigiéndoles a los candidatos que elegirá el 30 de octubre que se pronuncien frente a esta situación. Desde el Concejo de Bogotá daremos una denodada batalla para impedir la firma y ratificación del TLC con Corea y los otros acuerdos que acaban el trabajo y la producción nacional”. Además, agregó, “este tratado como los otros implica un mayor deterioro ambiental al convertirnos en importadores de productos que aumentan la contaminación al tiempo que facilita el acceso de las transnacionales a los bienes naturales y la biodiversidad del país, sin ninguna restricción”.

Más información:

Francisco Cristancho

Celular: 300-2067038

Twitter: @rafcolmenares

Web: www.rafaelcolmenares.org

Correo: prensarafaelcolmenares@gmail.com

*****

005 “Graves denuncias sobre fraude electoral en Manizales hace registradora

Oficina de Prensa Senador Jorge Enrique Robledo Bogotá, 4 de octubre de 2011.

——————————————————————————————–

La registradora del estado civil en Manizales, Alicia Sepúlveda Villa, lanzó gravísimas denuncias sobre el fraude electoral que se viene fraguando en la capital de Caldas. La funcionaria, con 27 años de antigüedad, aseveró el pasado 15 de septiembre ante el Comité de Seguimiento Electoral: “Aquí se está presentando lo mismo que yo viví por esta época en Santa Marta, donde las elecciones se las roban en el día de elecciones”.

Entre otras muchas anomalías, la registradora municipal reveló que quienes manipulan la votación son los que digitan los datos, “orquestados por alguien que está allá arriba”, que la gran mayoría de los jurados pertenecen a un mismo movimiento y que presentó a sus superiores pruebas y fotos, pero que nadie ha hecho nada.

Dijo también: “tengo los celulares y los teléfonos de los funcionarios a nivel nacional que me han autorizado para que los dé a los medios de comunicación y los llamen (…) Porque es que él (el registrador) en este momento sabe lo que está pasando en Manizales y no ha hecho nada, absolutamente nada, porque yo lo tuve aquí, y hablamos hora y media con todas las pruebas encima, con fotos, absolutamente nada, aquí no pasa nada” (…) Y mi pregunta, ustedes como movimientos ya saben cuál es la firma que va a hacer el procesamiento de datos, de dónde salió, ¿cómo la va a hacer? Esas personas que van allá a manipular, los que escriben en el computador lo que está pasando en las mesas, ¿quiénes son, de dónde salieron? Los invito, y cuando quieran les doy el radicado de esta denuncia del año pasado, donde ahí está todo y de donde salieron esos supernumerarios. Porque es que es muy fácil que yo dicte 10 y me pongan 100 (votos)”.

El senador Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, le pidió al registrador nacional explicar qué es lo que está pasando en Manizales y qué correctivos ha tomado la entidad a su cargo.

Audio: http://bit.ly/pxZJHj

La siguiente es la transcripción:

TRANSCRIPCIÓN DE LA INTERVENCIÓN DE LA REGISTRADORA ALICIA SEPÚLVEDA EN MANIZALES, SEP.15.11

(…) Todos los funcionarios, esposos, cuñados, hijos, de todos los funcionarios de la Registraduría con la misma afiliación. Cómo es que viene a haber un sorteo de jurados de votación y resulta de que el sorteo simplemente ubica a los funcionarios en la ciudad de Bogotá, los diferentes jurados de votación, y la gran mayoría son de un solo movimiento. Nunca había visto un funcionario tan torcido, con nadadito de perro, el señor Silvio Gómez Montoya, esposo de Marmolejo, que está haciendo como delegado departamental en Caldas. Cómo es que aquí en las, y ustedes dirán, pero es que ella tiene que hablar es en el Comité de Seguimiento Electoral Departamental, es que yo tengo que hablar aquí, para después hablar allá. Porque es que Manizales es del departamento, así lo quieran desdibujar a nivel de delegación.

Tengo los celulares y los teléfonos de los funcionarios a nivel nacional que me han autorizado para que los dé a los medios de comunicación y los llamen, de los atropellos y las bellaquerías que se están viendo aquí, no solamente aquí, sino en todo el país.

Pero me han acercado cuando ya me tenían casi encuellada una resolución para irme para Bucaramanga. ¿Por qué? Es que yo soy un estorbo aquí en Manizales para hacer elecciones, porque aquí se está presentado lo mismo que yo viví, por esta época, en Santa Marta donde las elecciones se las roban en el día de elecciones. Y le pongo todas las pruebas, y le digo cuáles son los personajes que están manejando las elecciones aquí. Porque es que él en este momento sabe lo que está pasando en Manizales y no ha hecho nada.

Absolutamente nada, porque yo lo tuve aquí, y hablamos hora y media con todas las pruebas encima, con fotos, absolutamente nada, aquí no pasa nada, entonces aquí no nos escandalicemos, yo ya estoy enseñada a esto. Entonces tan raro que yo no soy, yo no soy prueba de garantía en la ciudad de Manizales, pero sí soy prueba de garantía donde está el chicharrón más grande, en el resto del país. O si no no sería garantía para ninguna parte. Esto, tengo todas las pruebas, yo aquí no vengo a hablar bobadas ni a salir en medios, que es que a mí ya todo Manizales me conoce. Lo que pasó el año pasado, que lo denunciamos, entonces me calle, porque me iban a trasladar, sin embargo, me trasladaron. Entonces ahora, no me dejan entrar a la oficina, me sacan de nómina, no me han echado, no aceptan la renuncia, ¿y me voy a quedar callada? Yo creo que ya es hora de hablar. Yo aquí no estoy representado ningún movimiento político, ni ningún candidato, estoy defendiendo la Registraduría de Manizales, obviamente. Porque es está manejada en los hilos allá desde la Delegación. Entonces, para uno tener contentos a los delegados tiene que decir sí a todo.

Así sea metiendo la pata. Y cuando vienen dos personas con valor civil, como son los dos delegados que están presentes, entonces ya nos están estorbando, porque es que no se dejan manejar, porque es que ellos aquí a nadie conocen. Entonces cómo es que yo voy a notificarme de una tutela. Y cuál escándalo de la señora costeña, que porque yo había entrado, que yo no podía entrar, obviamente, echaron al vigilante porque me dejó entrar. Igual censura al señor registrador que por qué estaba hablando conmigo, que era que yo estaba en una reunión con él, simplemente fui a conocerlo, porque la doctora no estaba.

Entonces cuál es el temor que yo pise las instalaciones de la Registraduría. Porque es que no es conveniente que Alicia Sepúlveda Villa, con 27 de años de servicio a la institución conozca y siga conociendo todas las cosas que se hacen. Y mi pregunta, ustedes como movimientos ya saben cuál es la firma que va a hacer el procesamiento de datos, ¿de dónde salió, cómo la va a hacer? Esas personas que van allá a manipular, los que escriben en el computador lo que está pasando en las mesas, ¿quiénes son, de dónde salieron? Los invito, y cuando quieran le doy el radicado de esta denuncia del año pasado, donde ahí está todo y de donde salieron esos supernumerarios. Porque es que es muy fácil que yo dicte 10 y me pongan 100. Y resulta que los testigos electorales no están. Por qué. Porque es que no han sabido la importancia de ello. Y entonces después cualquier anomalía, fueron los señores del registrador que acaban de llegar se robaron las elecciones, eso no es así, eso no es así. Quienes manipulan la votación son los supernumerarios, obviamente, orquestados por alguien que está allá arriba.

Entonces cuando quieran les muestro esto y se leen todo el documento que es interesante con fotos y todo y de dónde proceden. Y pónganse y pellízquense, de dónde, quién va a digitar los datos en este momento, qué esa firma, de dónde salió, quién la contrató. Esos personajes que van a digitar allá de dónde son. Los que menos tienen que ver en un debate electoral para manipular votación son los (jurados), los funcionarios de planta y mucho menos los registradores. Son los personajes externos que contratan, que obviamente llevan cierta tarea que hacer.”

*****

004 “Ahí vas, Caifás

Francisco Torres, Arauca, octubre 2 de 2011.

——————————————————————————————–

Dante en la Divina Comedia puso al sumo sacerdote Caifás -aquel que tanto abogó con arteras maniobras por el suplicio de Jesús- en la fosa del infierno que les corresponde a los hipócritas, donde se encuentran crucificados y son pisoteados por los otros condenados que, para mayor castigo de estos fingidores, visten capas de plomo.

La alocución de Santos en las Naciones Unidas, engreída como todo lo suyo, sobre la reclamación palestina es de la más acendrada estirpe de los caifases y aporta a la tradición –traición- nacional que enriquecieron anteriores presidentes como Turbay, el Judas de Latinoamérica por aquello de su apoyo a Inglaterra contra Argentina en el asunto de las Malvinas. Es un arte mayor de la rancia oligarquía colombiana colocarse siempre en contra de la lucha de las naciones subyugadas, siempre a favor de los dictados del imperialismo gringo y haciéndolo con un estilo malicioso, con besito incluido, para que no le cojan los dedos al cerrar la puerta. Lo cual demuestra, entre otras cosas, que estos que posan en Bogotá de grandes estadistas no pasan de ser majaderos mandaderos de sus amos del Norte.

Mientras la inmensa mayoría del mundo apoya decididamente la iniciativa de un Estado Palestino en las fronteras anteriores a la guerra de 1967, que ha presentado la Autoridad Palestina ante las Naciones Unidas, el presidente Santos gasta abundantemente del erario de todos los colombianos para desplazarse con boato a Nueva York a repetir las desgastadas astucias de los gobiernos de Estados Unidos e Israel como si fueran genialidades que se le hubieran ocurrido hablando con sus funcionarios un buen día en La Casa de Nariño. Para eso pudiera haber mandado por correo un rollo de cinta para “adherirse” a todo lo que le venga en gana a Obama, ah, y a Netanyahu.

Cómo pueden Santos y sus cortesanos –ese bazar que comienza en los puestos de los antiguos partidos uribistas, pasa por los liberales y continua en los verdes, los progresistas de Petro y los signatarios del seudo partido de Angelino- ignorar que el Estado de Israel ha construido un muro de segregación contra los palestinos, que derriba con maquinas las casas palestinas para erigir colonias judías. Cómo pueden ignorar el continuado genocidio, el campo de concentración, el gueto –qué ironía- en Gaza donde se trata de reducir por hambre calculada y por una miseria científica a medio millón de personas. Cómo pueden ignorar que la Organización de las Naciones Unidas creó el Estado de Israel sin negociación alguna con los palestinos. Para ahora repetir que hasta tanto no haya acuerdo con el Gobierno de Israel –que no busca pacto sino rendición y expulsión- no habrá patria para el pueblo Palestino. Se requiere demasiada hipocresía, demasiados ropajes talares al estilo del sumo sacerdote Caifás que fuera taimadamente del templo a Pilatos y de Pilatos a Herodes y de Herodes nuevamente a Pilatos hasta que consiguió la víctima que tanto anhelaba.

Y no es una confusión momentánea de nuestros gobernantes, un desvanecimiento de la realidad. Tanto saben lo que hacen –lo que les mandan- que se han negado a reconocer a Palestina cuando toda América Latina –y la mayor parte del mundo- ya lo han hecho. Pero se consuelan en su hipocresía diciendo que ven con buenos ojos la lucha del pueblo palestino. Ah, pero que no les digan que la apoyen con su voto.

A todas esas nauseabundas maniobras, qué dice el Doctor Angelino que posa de eminencia social. Pero bueno, hasta tonto es preguntárselo:

Angelino, que hace de policía bueno –el malo lo hace cualquier funcionario de segunda o estadística con los cuales hacer una gran pataleta para encubrir su identidad con la política neo liberal- para convencer al pueblo que acepte el sistema porque después de las patadas que le dan, son buenas las pasadas de mano por el lomo que le hace el vicepresidente como si fuera un perro que se amaestra, y que todo siga igual y todos tan contentos. Naturalmente ni una palabra sobre Palestina.

Es que en eso de ser seguidor del Sumo sacerdote del Templo, Angelino es alumno aventajado. Su hipocresía es de antología, de enmarcar. Cómo así que el funcionario –por que el vice-presidente es en la teoría y los hechos un funcionario- del Gobierno de Santos, que ha aprobado el engendro del Plan de Desarrollo –con aumento de impuestos incluido-, la ley de sostenibilidad fiscal –para colocar los “derechos” de las multinacionales por encima de los derechos de los colombianos-, el recorte de las regalías –para poner esos recursos al servicio del capital financiero internacional-, la entrega de los recursos naturales a las multinacionales, pretenda hacerse pasar dizque por defensor de oficio del pueblo ante los males que producen las decisiones aprobada y que él secundó y secunda. Él hace parte de una conspiración para engañar a los colombianos, es uno de los planes B para desviar los esfuerzos populares.

Como dice la sabiduría popular: ahí vas, Caifás.

Pero ahora viene Abbas, el presidente palestino, a Bogotá, a instar al Gobierno de Santos a que no use el cargo de Colombia en el Consejo de Seguridad contra ese hermoso y digno pueblo. Metidos entre los palos Santos, Garzón y su cáfila, ¿a qué nueva santurronería hipócrita recurrirán para mantener su infinita obsecuencia ante Washington pretextando, no obstante, cariño a Palestina?

Confiemos en que pese a las maniobras del imperialismo norteamericano, del Gobierno de Israel y de sus acólitos –entre los cuales para vergüenza nacional se encuentra nuestro país-, triunfe la iniciativa Palestina.”

*****

003 “No soy un masoquista de la Política”

Cecilia Orozco Tascón / Especial para El Espectador, Bogotá, octubre 2 de 2011

——————————————————————————————–

A pesar de que se le reconoce como uno de los mejores participantes de la campaña. Habla sin pelos en la lengua de la cuenta de cobro que le están pasando por culpa de la administración Moreno.

Cecilia Orozco Tascón.- Le tocó la tragedia de ser el candidato del Polo en el peor momento histórico de su partido ¿Cómo enfrenta política y emocionalmente esta situación?

Aurelio Suárez Montoya.- Políticamente no es tragedia. Éste es un encargo que como militante de varias décadas en la izquierda asumo con entereza. O ¿solo estamos para cuando todo esté color de rosa? Así la vida sería un fandango. Aquí apenas ha sido fácil para quienes se han alimentado de las mieles del poder nacional por siglos. Emocionalmente no me ha afectado porque estoy muy curtido en la vida. Tanto propios como extraños pueden dar fe del aplomo que he tenido en la campaña en donde tenemos un lema: nunca decir una mentira; si no se sabe algo, decir “no sé” y nunca alterarse.

C.O.T.- ¿Por qué aceptó ser candidato en condiciones tan desfavorables?

A.S.M.- Porque tengo el respaldo de un partido. Yo no reuní 200 amigos en un salón en el centro de Bogotá y les dije “quiero ser alcalde”. Este es un partido con tres representantes a la Cámara por Bogotá: Iván Cepeda, Germán Navas y Alba Luz Pinilla; cerca de 10 escaños en el Concejo, más de 50 ediles y 20 coordinadoras locales. Además tiene un gran aparato político, muchas organizaciones sociales y sindicales, una lista al Concejo con muchos y muy fuertes renglones y 180 aspirantes a las juntas locales. Por si fuera poco, cuenta con prestigio en muchos sectores por sus políticas sociales y si bien todo el mundo sabe de las circunstancias que rodean el caso de Samuel Moreno, el balance es mucho más positivo que negativo. Agréguele lo de Clara. En definitiva, no soy un masoquista de la política que deba inspirar compasión.

C.O.T.- ¿Qué responde cuando le piden decir un mea culpa partidista por la administración de Samuel Moreno?

A.S.M.- A mí no me pueden pedir un mea culpa porque no tengo responsabilidad personal por los hechos de la administración. El partido tiene una responsabilidad colectiva que ya ha expresado por distintos canales.

C.O.T.- Mucha gente opina que al Polo le faltó autocrítica y “pellizcarse” en materia de denuncias ¿Le atribuye a estos hechos el 1% de intención de voto en las encuestas?

A.S.M.- Las declaraciones que ha dado el Polo muestran que las contradicciones con Samuel Moreno fueron discutidas en su momento. Por ejemplo, en febrero se hizo explícita la decisión de someter a todos sus militantes al examen de los organismos competentes. Y en otros campos, varias veces aprobamos resoluciones contra la privatización de la ETB que la administración Moreno estaba promoviendo. O, por ejemplo, también discutimos que él no estaba gobernando con el partido. Una cosa es que las contradicciones se hayan ventilado y otra que por las contradicciones hubiera que llegar a un rompimiento. Ese rompimiento lo hicieron quienes tenían una agenda personal y no colectiva.

C.O.T.- ¿Piensa que Petro, a quien usted se refiere en la última parte de su respuesta, ha debido denunciar a Moreno pero permanecer en el Polo?

A.S.M.- Pienso que si hubiera tenido una agenda colectiva, habría actuado así.

C.O.T.- Si usted llegara a la alcaldía y encontrara evidencias de actos o decisiones del reciente pasado que no le parecieran transparentes que haría: ¿Los denunciaría públicamente? ¿Los denunciaría ante las autoridades judiciales pero no lo informaría a la opinión? O ¿los echaría para atrás silenciosamente?

A.S.M.- Actuaré de conformidad con las leyes y siempre con la incuestionable y reconocida conducta de defender los intereses de la población, de Bogotá y de Colombia. Ratifico que la izquierda es incompatible con la corrupción y el dolo. Los funcionarios deberán ser y parecer honestos y no debe haber sombra de duda sobre nadie.

C.O.T.- Además de actuar conforme a la ley, insisto: ¿denunciaría públicamente los casos de corrupción o no?

A.S.M.- Me he caracterizado por denunciar públicamente lo que he encontrado mal. Usted sabe y si no le cuento, que yo fui casi el primero que denuncié a los Nule en mis comentarios de prensa y también a Alma Mater. En una de mis columnas describí cómo los Nule y los Ríos Velilla se tomaron las empresas de servicios domiciliarios y los contratos públicos como fuente de liquidez para esos grupos. De la misma manera denuncié a las 12 familias dueñas de Transmilenio y lo que ha pasado con la Empresa de Energía en Bogotá. Y podría seguir con una lista casi interminable.

C.O.T.- ¿En qué fecha y en qué medio denunció las prácticas los Nule?

A.S.M.- En mayo de 2008, en el periódico La Tarde. (http://colombia.indymedia.org/news/…)

C.O.T.- Algunos medios han resaltado sus calidades profesionales pero ¿calculó que la crisis de imagen del partido iba a afectar tanto su candidatura?

A.S.M.- Mientras los demás candidatos llevan años en campaña, yo llevo 60 días, y era una persona conocida solo en espacios muy específicos de Bogotá. Se sabe que en las candidaturas ser conocido tiene gran importancia pero en un plazo muy corto hemos superado todas las expectativas y faltan 30 días, que en el esquema de mi campaña es bastante tiempo. Con decirle que apenas vamos a empezar a responder con propaganda a la pregunta de ¿quién es Aurelio? Una de las personas que entrega encuestas cada diez días, escribió que esto se define en los últimos 100 metros. Entonces uno se pregunta ¿Qué persiguen haciendo sondeos cada ocho días? Si no es inoficioso, es pernicioso.

C.O.T.- Permítame repito en el porcentaje que se le asigna: 1%. Este significaría una votación muy baja ¿Cuáles son sus cálculos respecto de los 900 mil votos que logró conseguir el Polo hace cuatro años?

A.S.M.- Estoy seguro de que mi resultado final será muy diferente a la cifra que usted cita ¿O cree que el Polo va a sacar 20 mil votos en Bogotá? No se debe permitir que las encuestas se conviertan en instrumento de manipulación, porque de lo que se trata es de elegir al alcalde de Bogotá. Soy ingeniero industrial y tomé cursos de estadística y hasta de modelos estocásticos (relativos al azar). Podría escribir un trabajo serio sobre las enormes deficiencias técnicas de estos sondeos telefónicos, para no hablar de las recientes denuncias que involucran a una de estas firmas. ¿No fueron las mismas que dijeron que Mockus le ganaba a Santos?

C.O.T.- Por más que no sean exactas, las encuestas no se equivocan tan radicalmente…

A.S.M.- El Polo es fuerza importante y mi propuesta es la única de la izquierda democrática en una ciudad donde hay mucho voto ilustrado que vota por convicciones y que estoy seguro me respaldará a la hora de la decisión definitiva. Alguien dijo: “un pueblo desinformado vota por pasiones”, aplicable a ahora cuando Bogotá está definiendo, según dichas pesquisas, a quien odia menos. A propósito: ¿se puede imaginar el futuro de un alcalde cuya elección se dé por ser el menos desfavorable? Lo ideal es que se vote por razones, para no hablar de la estupidez del “voto útil”.

C.O.T.- ¿Por qué le parece “estúpido” el voto útil? Y ¿qué opina del voto en contra, una costumbre muy colombiana: se vota para que otro no gane?

A.S.M.- Generalmente detrás del voto útil hay intereses distintos a los generales porque ese tipo de voto se promueve en focos que tienen intenciones premeditadas ¿Cree que lo grandes poderes de los negocios en Bogotá están cruzados de brazos en esta campaña por la alcaldía? Me llama la atención que un candidato, de manera abierta, reconozca la influencia de grupos financieros y urbanizadores en su campaña; o que otro ponga como ejemplo del banco que piensa hacer, a uno de los bancos comerciales más importantes del país.

C.O.T.- ¿A quiénes se refiere? ¿A Peñalosa en el primer caso y a Petro en el segundo?

A.S.M.- Sí. Los he oído haciendo esas afirmaciones en distintos foros. Y está grabado por si alguien lo quiere constatar.

C.O.T.- ¿Cuál es la actitud de la gente en los encuentros con usted: le recriminan el escándalo Moreno, la actitud del Polo o ambas cosas?

A.S.M.- En la calle la regla general es de respeto. Lo que he sentido es un gran respaldo. Si las encuestas se hicieran entre las personas con las que me encuentro, sería el más, o uno de los más respaldados para ser alcalde. Esto ocurre porque la ciudadanía es capaz de distinguir entre unas situaciones y otras y es conocida la pulcritud de mi trayectoria, así como se sabe que el Polo tiene una posición de principios en contra de cualquier acto de corrupción pero que también defiende el debido proceso, un principio democrático irrenunciable.

C.O.T.- ¿Una alcaldía de Petro, que cuenta aparentemente con el favor mayoritario, significaría el entierro político del Polo?

A.S.M.- Ya anoté que con las diferencias que se registran, las valoraciones tan negativas que tienen algunos candidatos y los márgenes de error en las encuestas del orden del 5%, muchas cosas pueden pasar. En cuanto al margen de error, éste se volvió la variable principal, tanto que en mi caso, según la cifra citada, yo tendría entre el +6% y el -4%. Pero en todo caso nada acabará con el Polo porque estratégicamente no dependemos de un resultado electoral. Esos son delirios que se inspiran en la aversión que los retardatarios sienten por quienes representamos la idea de un cambio profundo del régimen que padece Colombia.

C.O.T.- En las toldas petristas se dice que el Polo va a votar allá y no acá ¿Cuánta deserción espera usted?

A.S.M.- En política se dicen muchas cosas. El 30 de octubre el Polo estará conmigo y con nuestros candidatos. Y a los pocos que se fueron, los reemplazarán nuevos adherentes. Entre otras cosas porque entre los polistas cada vez está más claro que el Polo es mucho más que cualquier persona y que mi candidatura es la única que defiende los avances sociales de las alcaldías del Polo en Bogotá y que se opone al control que doce familias y cuatro trasnacionales ejercen sobre la vida de los capitalinos.

C.O.T.- ¿Sus diferencias políticas con Petro son de forma o de fondo y cuáles son las que piensa que son insalvables?

A.S.M.- Son de fondo. En este mismo periódico Petro dijo que yo estaba “confundido” porque ejercía en la campaña oposición a Santos y que ése no era el papel del alcalde de Bogotá. Si uno mira indicadores como el déficit de la balanza de pagos de Colombia en 2010, se asusta de lo que pueda venir para el país y la ciudad. ¿Quién está más “confundido”: el que previene a la sociedad sobre los descalabros que se aproximan y traza un programa de amortiguamiento o el que dice que basta con “buscarle la comba al palo” con ocurrencias que no confrontan las políticas negativas? La distancia entre nosotros es tal, que él se identifica con Mockus y le propuso acuerdo a Gina. Pero también es de estilo: descreo de quien prejuzga a todo el mundo, al punto que quien lo contradice es porque está a favor del malhadado “carrusel”. Me hace acordarme de uno que aplicaba la misma regla con respecto a los “terroristas”.

C.O.T.- Supongo que se refiere a Uribe pero ¿también al mismo Petro que ha dicho que el Polo no se desmarcó lo suficiente de las FARC?

A.S.M.- Por supuesto a Uribe y también a Petro. Sin duda, en las afirmaciones de Petro contra el llamado “carrusel” hay una carga bastante grande de descalificación de todo el Polo.

C.O.T.- Independientemente de que no trance su ideología ¿Con cuál de los candidatos ha sentido mayor afinidad o simpatía personal?

A.S.M.- No ha habido tiempo ni oportunidad que permitan entablar una relación personal pero con todos hay cordialidad y buen trato.

C.O.T.- ¿Incluyendo a Petro o ustedes dos se evitan?

A.S.M.- Mi experiencia de vida me ha llevado a saber que las contradicciones de tipo político no deben extenderse al campo personal.

C.O.T.- Clara López está haciendo una buena tarea pero no parece que el reconocimiento de la ciudadanía a ella, haya llegado a la campaña ¿Por qué sucede este divorcio?

A.S.M.- Yo le pongo 4,8 a la alcaldía actual porque nadie es perfecto. Aunque muchos poderes se esfuercen en desconectar a Clara López de la obra del Polo, el reconocimiento a la buena labor de ella sí le está llegando a la campaña, entre otras cosas porque es una demostración irrefutable de las capacidades que existen en la dirección polista. No veo por qué insistir en que la campaña ya terminó cuando es evidente que no es así.

C.O.T.- Su programa tiene puntos diametralmente opuestos a los de los demás ¿Se siente solo en su lado y ve a todos los demás candidatos en el otro lado?

A.S.M.- Sin duda yo rompo el unanimismo en la mesa de debates. Pregunte y verá: seré el único que no construiré ni una avenida privatizada o en concesión; o que plantea la rebaja de la tarifa de Transmilenio para todos los pasajeros, sin excepción. Soy el único que propone el agua como un derecho fundamental, no sólo para dos estratos; que dice que le llegó la hora a Endesa – que controla la gestión de Codensa – de dejar de ordeñar al Distrito con el alumbrado y a los usuarios con las tarifas; el único que no construirá más “megavías”, sino que ampliará las existentes. Pero lo que más me sorprendió es que fui el único que el día de su inscripción registró un programa específico para combatir la corrupción.

C.O.T.- ¿No le da temor de que, con estas propuestas tan radicales a los ojos de los economistas tradicionales, se espanten los votantes en vez de que se le acerquen?

A.S.M.- Ése es el precio de defender los principios y si lo tengo que pagar, lo pago con gusto. No soy de los que se acomoda o busca vistos buenos para conseguir votos.

C.O.T.- Si usted fuera el alcalde ¿cuál sería el eje en que se movería la ciudad?

A.S.M.- Bogotá es la tercera ciudad más desigual de Colombia y Colombia es el sexto país más desigual del mundo. El problema social es el principal y a él hay que dedicar de nuevo los esfuerzos. Si bien en política social los dos últimos gobiernos gastaron un 60% más que los tres que los antecedieron, hay que aumentar por lo menos 1,5 billones más anualmente, sin contar el plan de vivienda. Es un salto adelante que: 1. Aspira a concretar, por fin, la plena gratuidad de la educación, desde preescolar hasta grado 11, con alimentos, textos y uniformes como en Brasil. 2. Busca continuar con los programas de atención primaria en salud. 3. Amplia un 40% los comedores comunitarios administrados por organizaciones locales sociales, las mismas que serán los eslabones de programas de empleo público para 30 mil personas. 4. Propone 108 mil soluciones dignas de vivienda. Esa política social debe acompañarse de una reversión de los aspectos más dañinos de las privatizaciones en los servicios públicos y el transporte. Por lo primero, seré el alcalde de los derechos y, por lo segundo, el de los usuarios.

C.O.T.- La alianzas entre los demás candidatos y partidos está moviendo el mapa político ¿Hay alguna probabilidad de que usted se una a otra campaña y a otro candidato o eso está descartado?

A.S.M.- No existe ni la más remota posibilidad. Vamos hasta el final pero no por sectarismo o porque piense que no pueden hacerse acuerdos sino porque nuestra propuesta no es intercambiable con ninguna de las otras como si ocurre entre las de todos ellos, según lo han reconocido, pues yo represento al único partido que se opone al gobierno de Santos. Y esto, para el caso de la alcaldía de Bogotá, también significa que soy el único candidato cuyas propuestas no se inspiran en las concepciones neoliberales que tanto daño le han hecho a la ciudad. El Polo no pacta por consideraciones burocráticas.”

*****

002 “Para maltratar a sus trabajadores, Pacific Rubiales viola la soberanía y las leyes de Colombia (Parte 2/2)

Intervención del senador Jorge Enrique Robledo en el debate de Comisión Quinta sobre Pacific Rubiales, 17 de agosto de 2001.

——————————————————————————————–

Sin ningún tipo de derechos

Ahora, veamos qué es lo que están planteando los trabajadores de Pacific Rubiales, a ver cuál es la desproporción y dónde está el crimen, y si son o no son reclamos laborales. Denuncian ellos condiciones inhumanas de vida en campamentos y barracas y servicios deficientes, que “el agua no alcanza para que todos los obreros puedan asearse adecuadamente”, que “las baterías sanitarias son insuficientes y el desaseo y calidad de los materiales configuran un escenario de insalubridad que pone en riesgo la salud de los trabajadores”, que “no existe la adecuada privacidad para hacer las necesidades fisiológicas”, que “se duerme en hacinamiento y para el efecto se dispone de carpas grandes donde se ponen camarotes pequeños seguidos el uno del otro, sin ninguna privacidad”, que la mala calidad de colchones y colchonetas no permite un descanso adecuado y ocasiona molestias de salud, que “no hay ventilación para refrescar los ambientes por lo que las emanaciones se concentran generando malos olores e insalubridad”. Ya vimos la foto. En resumen, para los obreros no hay condiciones dignas, para los directivos de la compañía sí. Además, “los contratos de trabajo son precarios, los denominados contratos basura”. Es un reclamo lícito de los trabajadores colombianos, que tienen derecho a contratos respetables. “A los trabajadores no se les da libertad para escoger a qué entidad del régimen de seguridad social afiliarse”. “Los trabajadores no pueden expresar de manera libre sus opiniones sobre el derecho de asociación”. A quien intenta fundar un sindicato lo echan. “El trabajador sale de descanso y no se le cancela apropiadamente”. Se demora muchas veces hasta doce y más horas en llegar a su sitio de trabajo por las condiciones de la vía en los más de 180 kilómetros de Puerto Gaitán a Rubiales. “Las dotaciones de trabajo no se entregan puntualmente y se entregan incompletas”. “El trato de algunos capataces y personal administrativo es degradante”. “La alimentación que se da en los casinos no es suficiente, nutritiva y de buena calidad”. “A las mujeres que laboran en Duflo se las pone a trabajar entre 13 y 14 horas, pero solo se les cancelan 9”. El transporte es inadecuado. “Los buses carecen de aire acondicionado y no tienen el hermetismo necesario para evitar la entrada de polvo, lo cual genera enfermedades respiratorias”. “Los trabajadores llegan a laborar y no encuentran camas desocupadas y deben esperar hasta que quede una”, algo inaudito. Bueno y podríamos seguir.

¿Cómo es el lío de la jornada laboral? Le preguntamos al Ministerio de la Protección Social que cómo era el régimen de jornada laboral en Pacific y no sabe, ni sabe tampoco cómo es el salarial. Le toca entonces a un senador de la República ponerse a averiguar. La empresa dice más o menos lo que quiere, el sindicato da su versión, los trabajadores dan la suya, y el Gobierno no sabe lo que pasa contractualmente allí. Según las informaciones que nos dan los trabajadores, en Cepcolsa hay jornadas semanales hasta de 63 horas, lo que está prohibido, y en Meta Petroleum sucede lo mismo.

Aquí tengo, ministro, los recibos de un trabajador de una de estas empresas subcontratistas de Meta Petroleum. Por razones obvias, no voy a revelar quién es. Se imaginarán cuándo lo vuelven a contratar si damos el nombre, pero bueno, tuvo el valor civil y nos dio los datos. El listado está hecho para mirar principalmente cuántos días seguidos trabaja un operario y recordemos que la ley permite 21 días de trabajo por 7 de descanso remunerado y una jornada que no puede pasar de 11 horas diarias. Empiezo aclarando que a este trabajador no le pagaron ni uno solo de los descansos remunerados, ni uno. Lo que voy a leer aquí son los días seguidos que a este trabajador lo obligaron a laborar. Aquí, 22 días seguidos, aquí 47 días seguidos, y lo máximo permitido es 21, aquí 44 días, aquí 49, aquí 41, aquí 36, aquí 45, aquí 31, aquí 25, aquí 33, y así podríamos seguir, y si usted mira, por ninguna parte aparece el pago de los días de descanso. La ley dice 21 días de trabajo seguidos y 7 de descanso remunerado. Entonces qué es lo que hacen. A los 21 días o más los sacan y no les pagan los 7 días de descanso remunerado y los contratan otra vez a los 15 días o a los 20 o al mes. Y si protestan, se convierten para los de Pacific Rubiales en una especie de malhechores que quieren robarles las utilidades que con tanta honradez se están ganando.

Lo anterior trae implicaciones, ministro y presidente de Ecopetrol, y es que si a un organismo cualquiera se le fuerza a hacer jornadas laborales demasiado duras, la persona se va desgastando y termina muriendo más joven. Un organismo en cierto sentido es como una máquina. Si usted prende un motor y lo pone a trabajar y a trabajar y a trabajar, termina su vida útil más temprano. Es lo que está pasando aquí y no hay quien le ponga cuidado y, por supuesto, en salud ocupacional no hay tampoco nada, porque las condiciones de las ARP, no solo aquí sino también en el carbón, son lamentables.

En contraste, cómo les va a los de Pacific Rubiales. Uno diría, bueno, estas condiciones laborales horribles suelen ser la norma en Colombia en empresas que ya casi se arruinan, pero los de Pacific Rubiales nos refriegan todos los días ellos mismos que mejor no les puede ir, que es la mejor empresa del mundo en cuanto a utilidades, tanto que el año pasado reportaron utilidades netas de más de 200 millones de dólares, y eso que no reportan un dato al que es interesante echarle ojo, ministro, y es la valorización de las acciones, particularmente en el extranjero, que también son ganancias y que no pagan en Colombia ningún tipo de gravamen. Sacaron acciones en la bolsa de Bogotá en diciembre de 2009 y para agosto, en este momento, tienen valorizaciones del 40%, que son utilidades, y en la Bolsa de Toronto se les han valorizado en el mismo lapso en 70%. El negocio de empresitas como Rubiales, porque la verdad, digámoslo con franqueza, es que a escala global Rubiales es una empresita, es en buena medida el de la especulación y el de este tipo de andanzas, viendo a ver cómo le embolatan a un trabajador un vaso de leche, y lo hacen porque la codicia les resulta incontrolable.

Ecopetrol y la ANH regalaron un patrimonio de la nación

Pero me quiero detener en un hecho, y no sé si esté aquí la gente de la Contraloría y la Procuraduría para que le echen una mirada. ¿Cómo fue que Pacific Rubiales se hizo a ese negocio? ¿Cómo fue que Ecopetrol y la ANH organizaron las cosas para regalarles a estos personajes canadienses lo que ha debido ser patrimonio de la nación, por lo menos en proporciones mayores?

Este es un campo cuya capacidad de producción se conoce desde 1983, no a ojo, sino con pozos exploratorios, y se sabe que allá hay 3.000 millones de reservas probadas. ¿Cuál es el problema que tiene el campo? Que es un campo de crudos pesados y todos sabemos que si los precios del petróleo no están bien altos, no se puede comercializar porque la operación no da. En 1987, Ecopetrol firma un contrato de participación en Rubiales, con 60% para Ecopetrol después de regalías de 20%. Ya era curioso que, a sabiendas de que había reservas de tal magnitud, se hubiera firmado ese contrato, aunque uno puede decir, bueno, en esos días no se sabía muy bien qué iba pasar. Pero más adelante se firma otro contrato, el Pirirí, un contrato de asociación, 50% para Ecopetrol después de regalías de 20% y ahí perdió ya el 10% con respecto al negocio anterior. Después, cuando ya está cada vez más claro que el negocio es muy bueno y que los precios van para arriba y que hasta los crudos pesados van a ser un negociazo, se firma otro contrato de asociación, el de Quifa, también dentro del Campo Rubiales, pero ya con 30% para Ecopetrol después de regalías, con un descuento además de 5%, porque son crudos pesados.

Quiero transmitir tres ideas, primera, que allí hay un montón de petróleo, segunda, que el negocio de los crudos pesados es cada vez mejor y tercera, que cada contrato que hace Ecopetrol es peor que el anterior. Es curiosísima la lógica con la que funciona la alta burocracia del Estado colombiano. Suelo hacerme una pregunta. Si así manejan sus negocios privados, los ministros y demás altos funcionarios deben estar de tarro, pidiendo limosna. ¿Y qué se viene? Que van a empezar a sacar petróleo en estos días y anda Rubiales en una alharaca diciendo que fue que se encontraron no sé cuánto más. No, no se lo encontraron, ya se sabía que ahí estaba. Pero miren el contratico que nos anuncian: 0% de participación para el Estado y regalías escalonadas. Ya no estamos ni siquiera en el 30, sino en cero, y andan ahí los de Pacific Rubiales haciéndose lenguas sobre el gran campo que descubrieron. No, no descubrieron nada, repito. Todos los estudios y toda la exploración daban para saber que el crudo estaba ahí. Era cosa entonces de correr el barreno un poquito. Pero lo que denuncio es que el Estado colombiano les regaló a los canadienses su participación. Esto solo debería dar para un debate. Simplemente lo dejo mencionado y es probable que más adelante hagamos un debate con más detalle, porque aquí hay que mirar qué es lo que está pasando con la ANH y averiguar por qué la ANH no privilegia a Ecopetrol si se supone que juegan del mismo lado, si se supone que no nos da lo mismo que la plata se la ganen los canadienses de Pacific Rubiales o que se la gane el Estado colombiano. Es parte del debate sobre la privatización.

Hay un último hecho no menos grave, ministro, que también quiero enfatizar. Yo llevo una cantaleta de no sé cuántos años, seis, siete, denunciando que el Estado colombiano no audita a las trasnacionales ni del carbón ni del petróleo. La Contraloría nos informa que en el caso del carbón a las trasnacionales se les cree por fe, y usa exactamente esa palabra. Las cifras que dan las trasnacionales del petróleo y del carbón se aceptan por fe, ya que en la DIAN no hay un funcionario capaz de mirar sus cuentas, porque ni las entiende. La Contraloría acaba de hacerle una auditoría a este negocio de Pacific Rubiales y qué concluye. Lo mismo. Que estos tipos dan las cifras que se les da la gana, y que ni Ecopetrol ni el Estado colombiano tienen cómo saber si son ciertas o no. Y que las cifras sean ciertas es clave, porque tiene que ver con los impuestos y regalías que deben pagar.

Este es un informe de 2009 y contiene un detalle interesante. Un campo como el de Rubiales puede tener, no sé, 4.000 kilómetros cuadrados, con ciento y pico de pozos, y entre uno y otro puede haber un montón de kilómetros de distancia, hondonadas, subidas, ríos, en fin, y resulta que el Estado colombiano no tiene manera de saber si las cifras que les dan las trasnacionales son ciertas o no con respecto a lo que dicen ellas mismas estar sacando. También este problema seguramente nos va a dar para un debate más completo el día de mañana. Dice entonces la Contraloría en un Informe de Auditoría Gubernamental con Enfoque Integral realizado al Ministerio de Minas y Energía en 2009, que la cantidad de pozos y su extensión hace que “la presencia del Estado en el control de la producción diaria en cada pozo, es difícil de realizar de manera oportuna y representativa”. Añade más adelante que “el Ministerio de Minas y Energía no realiza un balance volumétrico entre el crudo que se extrae de cada pozo, parte inicial del proceso, y el crudo que se vende ya sea para exportación o refinación, al igual que no existe evidencia de que el Ministerio verifique reportes de crudo despachado y el recibido en la cadena de producción y transporte, a efectos de detectar diferencias que puedan existir entre lo reportado al Ministerio y el reportado al receptor”.

¿Qué está diciendo la Contraloría? Que no se sabe nada. “Este procedimiento se constituiría en una oportunidad de mejora del Ministerio, pues a través del balance volumétrico se pueden despejar las dudas de los entes territoriales sobre el posible “infra-reporte” por parte de las explotadoras de crudo con el fin de evadir el pago de las regalías”. Los municipios vienen diciendo desde hace rato que ellos tienen serias dudas con respecto a las cifras con las que les liquidan las regalías. La Contraloría les está dando la razón a los municipios y agrega: “El Ministerio de Minas y Energía debe contar con datos propios que le permitan confrontar la producción en los campos de hidrocarburos en el país”, de tal manera que se disponga de un sistema confiable de auditoría por parte de la Nación, para que se asegure que los datos de producción son confiables. Estas denuncias las reporta la Contraloría como hallazgos y es una de las partes más dramáticas de las relaciones entre Colombia y las trasnacionales. Parece mentira, senadora Daira Galvis, que en negocios de estos volúmenes, de estos platales, se le crea al socio por fe. Entiendo que por razones religiosas alguien crea cosas por fe, me parece muy respetable, ¿pero en los negocios? Qué tal que a uno le paguen en un banco y no cuente la plata porque hay que creer por fe que le dieron la suma exacta.

Dos cosas más y termino, algo que es ya como la tapa del congolo, como suele decirse. Después de las represiones brutales que hubo contra los trabajadores en Rubiales, porque no fueron atropellos menores los que hizo la Policía, se anuncia en el diario Llano 7 Días, de propiedad de El Tiempo, que el gobierno va a montar dentro del campo el Batallón Número 7 ó Batallón Energético, una unidad táctica cuyo puesto de mando será instalado en el complejo petrolero, incluidos los alojamientos de los militares. Y cuenta muy orondo un coronel, y mejor no digo cómo se llama porque queda muy mal, que se van a alojar en las instalaciones de la Pacific. Agrega la información: “El oficial reveló que los vehículos utilizados por las tropas para realizar los patrullajes y recorridos para la vigilancia serán suministrados por la multinacional canadiense Pacific Rubiales, y que la compañía también pagará los gastos de los combustibles”. ¡Cómo así! Aquí ya no se tiene ni siquiera sentido de la indignidad. Parecido al caso del Bolillo. A muchos les parece que no hay problema, es que el mundo es así. No. ¡Este es el ejército de Colombia operando como si fuera un ejército privado por cuenta de una trasnacional!

Los del Polo no estamos en contra de que haya negocios de petróleo ni negocios con inversionistas extranjeros, eso no es lo que cuestionamos. La discusión es cómo son esos negocios, y tal como están es a mi juicio absolutamente inaceptable. Y aquí el Gobierno va a tener que decidir además, como lo acabaron de plantear los trabajadores, si a este caso se le va a buscar una solución civilizada, razonada, acordada, conversada, en cumplimiento de la Constitución y de las leyes de la República, o le va a meter la tropa y a dar un tratamiento como si fuera de lucha armada. Es la primera decisión que tiene que tomar el gobierno, ministro. Sí, yo oí cuando en los días del conflicto los trabajadores dijeron que más que un campo petrolero, lo que allí hay es un campo de concentración. Pues bueno, ya con el Ejército adentro, empieza a adquirir toda la naturaleza.

Las astucias de Obama y Santos

En qué quedan todos estos cuentos de los grandes acuerdos entre Obama y Santos dizque para darles garantías a los trabajadores colombianos. Es una farsa, y lo dijimos desde el primer momento. Una farsa, esto es lo que está sucediendo en el gobierno de Juan Manuel Santos. En el de Uribe también pasaba lo mismo. Yo estuve en Óttawa en los días de las discusiones sobre el TLC y le dije allá al Parlamento: no es cierto que ese TLC que están firmando ustedes con Colombia contenga una cláusula de protección a los derechos laborales. Y aquí, cuando se aprobó en el Senado, dejé también mi constancia y dije, no es cierto, detrás de estas trasnacionales la que viene es la oligarquía canadiense a explotar la mano de obra barata, pues sin mano de obra barata no habrá neoliberalismo que valga. Esa es la globalización, ese es el neoliberalismo y eso es lo que están montando aquí. Estamos retrocediendo a las condiciones del siglo XIX, y me uno a la idea que plantearon los trabajadores: creo que deberíamos hacer el esfuerzo, senadores de la Comisión Quinta, e irnos hasta Rubiales, y hablar con los trabajadores, para que nos cuenten qué es lo que está pasando. El Campo Rubiales no puede ser un territorio por fuera de la soberanía nacional, como se han ido volviendo todas estas trasnacionales de la minería y los hidrocarburos. El Ministerio de la Protección Social sabe que resulta complicadísimo para un inspector del trabajo entrar al enclave de una de estas trasnacionales. No los dejan pasar. Tienen al Estado colombiano a sueldo, como en los tiempos de las bananeras, que denunciara Gaitán.

El Polo va a seguir poniendo el dedo en la llaga. No nos van a callar. Aquí hay una ofensiva bárbara contra el Polo, casi que no hay día en que algún medio de comunicación, de manera asolapada, por supuesto, y disfrazando como información las posiciones editoriales, no tire una andanada contra el Polo para bregar a acabarlo. Si nos van acabar o no, ya lo veremos. Lo que sí les digo es que si en Colombia no hubiera Polo, este país sería bastante peor de lo que es, porque aun cuando sea decimos aquí tres o cuatro cosas. No tienen que creérnoslas, desde luego, y cada colombiano puede abrigar la idea que quiera, pero que por lo menos haya quien las diga. Que quede claro, no nos le vamos a sumar al gobierno de la unidad nacional bajo ninguna consideración, y si hunden a los trabajadores colombianos, trabajadores colombianos, y si hunden a los empresarios no monopolistas y si hunden a toda la gente a la que estamos defendiendo en este país, el Polo se hunde con ellos. Lo que hay cada vez más es una dictadura disfrazada de legalidad y de constitucionalidad, y en este mundo laboral sí que hay delitos de cuello blanco.

Quiero concluir saludando nuevamente el buen sentido que esta Comisión ha tenido desde siempre, una Comisión donde las cosas se pueden hablar así tengamos desacuerdos, y este que hoy debatimos es un tema especialmente grave, porque lo que se ha denunciado es la norma, no la excepción.

Ministro, se equivocan ustedes en materia grave si creen que pueden montar la economía minera y petrolera sosteniendo estas prácticas. No creo que el pueblo colombiano se las aguante, y no porque haya USO ni porque haya Polo. Ni sé cuántos seamos los del Polo en Puerto Gaitán, me imagino que dos o tres. No. La gente se les termina rebelando. El colombiano tiene dignidad. La gente tiene derecho a exigir y a opinar y a plantear sus peticiones y nosotros, hasta donde podamos, les haremos de parlante a esos reclamos populares.

Réplica del senador Jorge Enrique Robledo:

Me uno a la insistencia del senador Durán y de la senadora Martínez para que la Comisión vaya hasta allá. Resulta clave que el conflicto se resuelva. Creo que le prestamos un servicio grande al país si vamos y miramos de primera mano que es lo que está pasando. Allá no solo hay un problema laboral gravísimo, sino también un problema social supremamente complicado con las comunidades, y si esto no se atiende y se resuelve, lo que va haber son más problemas.

Con el ministro Rodado venimos teniendo una discusión desde hace rato sobre el State Take, lo que le toca al Estado. No voy a volver a repetir las cifras aquí, pero no comparto en general las del ministro. Yo me apoyo en quien es a mi juicio el más serio investigador independiente que tiene Colombia en estos asuntos, el doctor Oscar Vanegas, profesor muy importante de la UIS, la Universidad Industrial de Santander, y que detalla cómo se reparte la renta petrolera y definitivamente no coinciden sus datos con lo que dice el gobierno. Señalo un punto de divergencia. Por ejemplo, el gobierno la calcula suponiendo impuesto de renta del 33%, y se sabe que las trasnacionales no pagan impuesto de renta del 33. Entonces ya de entrada empiezan a cambiar las cosas.

Pero me interesa hacer énfasis en otro aspecto. Mostré cómo han evolucionado los contratos de Rubiales para señalar que el contrato es cada vez peor. El ministro da sus razones, pero tiene que aceptar que es cada vez peor, esa es mi preocupación. El último, al cual el Ministro básicamente no se refirió, se llama el bloque CPE-6, al suroeste del campo, pero finalmente el mismo yacimiento, y ahí la participación para el Estado colombiano es del 0%, fuera de regalías y de impuestos. El famoso State Take, antes de 60%, 50% y 30%, es ahora de 0%, como queda de manifiesto en todos los documentos. Aquí tengo citas de la propia Rubiales. Es un contrato de la ANH, un contrato de concesión, y como aquí las discusiones son viejas, ministro, fui de los que dijeron, junto con Hugo Serrano, que haber pasado del contrato de asociación al de concesión era un atentado contra el interés nacional, un contrato contra el Estado colombiano, un contrato del 2008, cuando ya se sabía lo que estaba pasando con los precios, ministro. Pienso que ahí se configura un detrimento patrimonial, porque el deber de la ANH era haberle entregado el contrato a Ecopetrol, obvio. Imagínese, un petróleo reconocido, sabido, de papaya, como se dice, y se firma un contrato leonino, pero que pudo no serlo tanto si se hace con Ecopetrol. Non fue así y la ANH va y lo hace con Pacific Rubiales. A mí eso me lo tienen que explicar de alguna manera. Pero el punto en el que insisto es en que cada día los contratos son peores. Esperemos que no duren demasiado gobernando, porque no sé a dónde van a ser capaces de llegar.

Bueno, dos cosas más, ministro, lo del bloqueo de los carros en Rubiales es cierto. Esperemos que el ministro me diga que es cierto lo que estoy afirmando.

(Interpela el senador Manuel Guillermo Mora, presidente de la Comisión: Senador Robledo, aprovechando que está aquí la ANH, le estaba haciendo una pregunta de acuerdo con su inquietud: ¿cuándo se vencen estos contratos de Rubiales de los que estamos hablando? Siga, senador).

Estaba diciendo, ministro, que Rubiales bloqueó la vía con carros y piedras y una camabaja, por ahí está la foto, y los soldados están mirando como si vieran pasar un desfile. Ahora, no son los soldaditos los culpables, claro, sino el oficial. Y le voy a pedir un favor, y es informar a esta Comisión en detalle todo lo que usted vaya haciendo para aclarar este asunto y más si van a instalar dentro del Campo Rubiales un batallón trasladándose en carros de la compañía, con gasolina de la compañía, y, me imagino, durmiendo en camas de la compañía y alimentándose con comida de la compañía. Es ya meterle a un conflicto social un ingrediente demasiado complicado, como cualquiera puede entender.

Hay un asunto que no puedo dejar pasar, ministro Rodado. Usted dice, al igual que lo dijo el presidente Santos, que no se tolerarán medidas de hecho. Es muy fácil decirlo, pero mire cuál es aquí el problema de fondo. Que las normas están hechas para que pase lo que pasa. Lo que ustedes les están diciendo a los trabajadores es que se tienen que aguantar las malas condiciones de vida y de trabajo, sean como sean, y que lo único que pueden hacer es mandar carticas y esperar a ver si alguien les hace caso. Y resulta que lo que tuvimos estos días fue un estallido social por la desatención del gobierno. La viceministra aduce que han hecho algunas cosas, bueno, pero todas después del conflicto, y los trabajadores toman nota. Antes del conflicto a nadie se le ocurrió poner una Oficina del Trabajo en Puerto Gaitán, algo tan elemental en un centro obrero tan importante, donde además hay miles de trabajadores de la palma. Cuando usted entonces les dice a los trabajadores que aquí no se aceptan medidas de hecho y que ahí están las leyes de la República, y el ejército y la policía, así usted no los mencione expresamente, y después sale el jefe de Pacific Rubiales a desafiar a todo el mundo diciendo lo que a mí nadie me puede obligar a nada, porque yo estoy cumpliendo con la ley, ¿qué es lo que se deduce? Que la ley está hecha para que pase lo que pasa.

Aquí lo que se está buscando son soluciones, pero ustedes se limitan a decir que a quien no se someta a las leyes se le descargarán medidas punitivas por estar en las vías de hecho y eso solo puede aplicarse a los trabajadores colombianos que protestan cuando las condiciones laborales se hacen inaceptables. Esta es una reflexión que le dejo a la Comisión Quinta, senadora Maritza Martínez. A mí me parece el colmo de la desproporción meter un batallón en vez de brindar soluciones de fondo. Espero que en Canadá y en EU conozcan lo que está pasando. En El Quimbo, donde hay otro conflicto social con las comunidades en torno a una hidroeléctrica, también el gobierno mete un batallón y yo pregunto ¿y cuánto vale el batallón y quien paga el batallón y sí alcanzan las regalías para pagar el batallón? Pienso que el gobierno se está equivocando en materia gravísima.

Termino haciéndole nuevamente un llamado al gobierno nacional, a Ecopetrol, a la propia Pacific Rubiales, a todas las trasnacionales, a buscarle salidas a este tipo de conflictos. No estamos en la Colonia y esos tratamientos son absolutamente inaceptables, como lo son las normas que los permiten, e inaceptables por supuesto las violaciones a las leyes por parte de empresas extranjeras. Inaceptable también un gobierno que nunca aparece y que cuando lo hace, es ya a última hora y con ejército y policía. Es lamentable que para el trabajador, el Estado colombiano se reduzca a un policía o un soldado, como para los campesinos en áreas de coca se reduce a una avioneta que los fumiga como cucarachas. Pienso que está muy mal.

Y por último, se me pasaba, ministro, saludo que usted reconozca que sí hay evasión en las cuentas de las trasnacionales. Es bien importante en este debate que el gobierno nacional reconozca que hay evasión. Nosotros aquí en esta Comisión llevamos años diciendo que es inaceptable. La Contraloría lo reafirma de una manera más amable, haciendo ver que aquí nadie vigila a las trasnacionales y que les creemos por fe. Ahora, la solución que usted está planteando, ministro, no me gusta. No me gusta tampoco lo que leí antier en una revista y es que el ministro Echeverry se está negando a darle unos cuantos pesos al Minminas para que se mejore un tris la auditoría. Me parece el colmo. El ministro de Hacienda no vigila si al Estado le entra o no le entra la plata y se pone a barequear unos centavos, como se dice coloquialmente. Sabemos que hay evasión, se le piden unos pesos al ministro de Hacienda para que haya algo de auditoría y el ministro se cierra. En otro país se cae el ministro.

La solución que están proponiendo tampoco es aceptable. Cómo así que se va a subcontratar para que al final, estoy seguro, sea una trasnacional la que entre a vigilar, como quien dice, poner a los ratones a cuidar el queso. “Gobiernos dignos y timoratos, decía Pombo, donde haya queso no mandéis gatos”. Y este es un gobierno que está más bien del lado de los timoratos. Si algo ha demostrado toda esa genialidad transnacional en el mundo de la auditoría es que las firmas fiscalizadoras trabajan en llave con los que están vigilando. Ahí están los datos de las firmas calificadoras de riesgo, ahí está el escándalo de Andersen, socia de Enron en la defraudación del patrimonio norteamericano. Ahora nos van a traer entonces a unos gringos a cuidar a otros gringos y la gran hazaña es que son gringos. No, ministro contrate ingenieros colombianos, economistas colombianos, contadores colombianos, páguenles los sueldos que les deben pagar, denles los mejores programas de computadores y vamos entre todos a impedir que las firmas foráneas se roben un centavo de las cuentas nacionales. Eso es lo que hay que hacer. Para eso se elige a los gobiernos. No está lejos el día en que el gobierno decida subcontratar el ejército y la policía para impedir que los trabajadores colombianos hagan protestas.

Segunda réplica del senador Robledo

Entre el contrato de asociación y el de concesión, el país sale perdiendo una suma inmensa, pérdida que no resuelve ese par de porcentajes que se acaban de mencionar aquí. No voy a entrar en detalles, pero desde hace muchos años se sabía muy bien que el riesgo en ese negocio era igual a prácticamente nada. El doctor Zamora nos dice que fue un concurso donde todos participaron en igualdad de condiciones, lo que no deja de ser parte del problema. ¿Cuál? Que el Estado colombiano ponga a participar a Ecopetrol en igualdad de condiciones con Pacific Rubiales. No da lo mismo que Colombia reciba el 8 o el 80. Ecopetrol es la empresa nacional de Colombia y nos interesa el Know How, aprender de crudos pesados, pero eso no se tiene en cuenta, porque a la ANH la prefiguró el Fondo Monetario Internacional, hay que decirlo con franqueza. No es entonces el interés nacional sino el extranjero el que dicta cómo se organiza Ecopetrol. Y en Colombia descubrieron que es una genialidad poner a extranjeros y colombianos en todos y en absolutamente todos los casos en igualdad de condiciones, algo a mi juicio inaceptable.

¿Y por qué inaceptable? Para saberlo, basta ver cómo va el país y cómo les va a los trabajadores. Las normas en Colombia, ministro Rodado, empujan a situaciones como las vividas en estos días en Puerto Gaitán y en Rubiales. Las leyes, las normas, los decretos, las resoluciones, todo está aquí montado para que el trabajador colombiano sea una especie de siervo del patrón, ustedes lo saben, lo sabe el doctor Gutiérrez. Aun cuando no violaran ni una norma, las que hay están montadas para que el trabajador sea una especie de siervo del patrón. Y están montadas además para que el fraude del patrón sea facilísimo. Para poner un solo ejemplo, median 180 kilómetros de distancia entre el campamento donde duerme el trabajador y el pueblo más cercano y otro tanto de allí a la primera Oficina del Trabajo. De eso apenas se dieron cuenta ustedes después de todos estos líos.

Nadie habló aquí de cambiar las normas, ni el ministro ni la viceministra ni nadie, pero el ministro sí dijo que quien se salga de las normas y aplique vías de hecho será castigado con toda severidad, y vías de hecho son que unos trabajadores se paren en una carretera, y no estamos hablando de secuestro ni de delitos de ese corte, sino de prácticas normales en una relación laboral. Vean ustedes a los indignados españoles, que también se paran a protestar en las calles, en las carreteras, en las plazas. Y si a los trabajadores les echan encima la tropa, el estrellón es inevitable, como pasó en Puerto Gaitán. Los trabajadores piden y piden a Cepcolsa, la trasnacional española, y todo se les niega. Entonces, desesperados, un día dicen bueno, no trabajamos mientras no nos resuelvan las peticiones, una exigencia mínima, como decir, en un contrato, no me gusta el negocio. La empresa se reúne y decide suspender los contratos, los echa a los dos días. Y cuando los trabajadores salen por las calles de Puerto Gaitán a protestar, les llega el ejército y la policía.

Si ustedes persisten en este tipo de actitudes, ministro, va haber más problemas en Colombia. Y por eso la bravuconada del señor de Pacific Rubiales, cuando dice, a mí nadie me da órdenes. Habría querido que el gobierno hubiera anunciado hoy un cambio profundo en las normas laborales para que Colombia entre por fin en la lógica democrática y sea aquí por lo menos igual de fácil fundar un sindicato que montar una banda de secuestradores, porque hoy es más fácil organizar una banda de secuestradores que un sindicato, y hasta creo que en Colombia haya más bandas de secuestradores que sindicatos, pero eso es lo que el gobierno no dice. Pero usted sí es perentorio en afirmar, ministro, y me excusa que insista, que habrá castigo para las vías de hecho, haciendo referencia a las luchas de los trabajadores. Cuando se les concede derechos iguales a personas que son absolutamente desiguales, usted está montando una injusticia tremenda, sobre todo en el país en el que estamos. Pero bueno, dejo mi constancia e insisto en llamar al gobierno nacional a hacer esfuerzos para que en Colombia pueda haber unas relaciones civilizadas que hoy no se facilitan.”

*****

001 “Carta a la izquierda democrática

Jorge Enrique Robledo, Bogotá, 30 de septiembre de 2011.

——————————————————————————————–

Cuando en el mundo y en Colombia se confirma el rotundo fracaso de las concepciones retardatarias, ¿qué debe hacer la izquierda democrática? ¿Rendirse o mantener en alto sus banderas? ¿Someterse a Santos u oponérsele? ¿Abandonar al Polo Democrático Alternativo o respaldarlo para que supere sus problemas y triunfe?

Es un hecho que en la contratación de las vías de Bogotá sucedieron cosas que no debían suceder en un gobierno del Polo y que hay graves sindicaciones en contra de Samuel e Iván Moreno Rojas, acusaciones que estos controvierten en los estrados judiciales, donde deberá darse el veredicto, pero que han sido acogidas por la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la Nación.

El Polo tiene una posición de principios en contra de la corrupción. Carlos Gaviria afirma que corrupción e izquierda democrática significan una contradicción en los propios términos. También constituye pieza irrenunciable de las concepciones democráticas el debido proceso, el cual no debe descartarse ni cuando hacerlo aparezca como lo más conveniente desde el punto de vista político. Dentro de estos dos criterios decidió actuar el Polo, que anunció que sus decisiones políticas se acompasarían con las judiciales, como en efecto ha ocurrido con determinaciones que ningún otro partido en Colombia ha adoptado en condiciones equiparables. El Polo, además, reconoce como un error político suyo que estos hechos ocurrieran en una Alcaldía elegida con su aval.

Es natural, de otra parte, que existan valoraciones diferentes sobre la manera como el Polo asumió este problema y lo que debe hacer. Una, la de las fuerzas retardatarias, que decidieron liquidar o dividir al Polo desde que se fundó y se aprovechan de la oportunidad para hacerle el mayor daño, mientras ocultan que lo mucho que Colombia tiene de cleptocracia toca con ellas y es anterior a la fundación del Polo. Otra, la de quienes pueden o no coincidir con las decisiones del Polo en este caso, pero que creen en la necesidad de darle un cambio profundo al país y se preguntan: ¿Qué hacer? ¿Irse tras las opciones del régimen, como Luis Eduardo Garzón, por el mismo camino que recorre Gustavo Petro?

Un análisis objetivo tiene que reconocer que el Polo es más, mucho más, que sus errores. Para empezar con sus aciertos, es la única fuerza política opuesta al gobierno de Juan Manuel Santos, oposición que se deriva del Ideario de Unidad, programa que propone superar la gravísima crisis económica, social y política del país enfrentando sus causas, es decir, las políticas del Consenso de Washington.

El Polo, además, tampoco se ha equivocado a la hora de escoger lado en las contradicciones sociales, pues siempre ha acompañado a trabajadores, campesinos, indígenas, capas medias y empresarios no monopolistas que luchan por mantener o ganar espacios que les permitan prosperar. Si en el país pasa lo que pasa con el Polo debatiendo, denunciando, respaldando a los que reclaman, cómo serían las cosas con un partido de falsa izquierda democrática, en lo fundamental sumiso a las concepciones retardatarias. ¿Adónde podrían llegar las desgracias de Colombia si el Polo hubiera tomado la bien recompensada decisión de entregársele a Santos?

También acertó el Polo al darse unos estatutos con los que las diferencias internas –inevitables no en este partido, sino en cualquier organización de los seres humanos– se resuelven mediante el método democrático de las mayorías cuando no es posible el consenso, concepción que se negaron a aceptar quienes vieron al Polo no como un partido de proyecciones históricas, el de la izquierda democrática, diseñado para ir más allá de las personas y transformar a Colombia, sino como el estribo de ambiciones personales alcanzables al amparo del régimen. Y el Polo ha acertado con impactantes políticas sociales en Bogotá y la Alcaldía de Clara López.

Que se demostraran las complejidades de consolidar un partido grande de la izquierda democrática, capaz de vencer, no puede usarse para cejar en el empeño, porque de su éxito depende la transformación democrática de Colombia. El Polo mantiene su lucha por las convicciones que le dieron vida y en su nombre hay más de 5.500 candidatos que, como Aurelio Suárez, con patriotismo, dignidad y valor civil representan los intereses y virtudes de la nación colombiana. Es la hora de respaldarlos.”

Anuncios