Justificación de ésta entrada del blog rogricar. wordpress

Todo empezó cuando tenía 18 años de edad e inicié la lectura de un estupendo libro de cuentos cortos del genial escritor, poeta, crítico y periodista Norteamericana Edgar Allam Poe, nacido el 19 de enero de 1809, en Boston , fallecido el 7 de octubre de 1949, en Baltimore, en el prologo del libro, en cita encontré el término porfirogeneta, que se refería al hijo del rey en Grecia, nacido en la púrpura, para aprenderme este voquiblo tuve que relacionarlo con otro, compuesto que , reza: Porfirio-asceta, lo que no fue precisamente el poeta colombiano Porfirio Barba Jacob, desde la fecha citada me convertí en un lector consuetudinario, llegando durante quince años a leerme en promedio treinta y cinco libros, por año, incluyendo de literatura, nacional, universal, obviamente, en castellano, único idioma que sé , y que para mí es excelente , desde cualquier punto de vista que se le mire.

Porfirogeneta, este título se ha traducido como “nacido en la púrpura”, aunque quizás una traducción más exacta sería “nacido en el pórfido” (en todo caso, para los clasicistas afectos a la fuente original, la palabra griega es Πορφυρογέννητος)

Dentro del recargadísimo ceremonial del Imperio Bizantino, se estilaba que la Emperatriz diera a luz en una cámara especial, la llamada Cámara de Pórfido, esta se encontraba dentro del Palacio Imperial de Constantinopla. Como su nombre lo indica, estaba recubierta enteramente por losas de una piedra llamada pórfido. El pórfido es una roca rojiza que combina varios atributos muy apreciados por los constructores imperiales de muchas culturas, partiendo por su dureza, superior a la del granito, y siguiendo por su color, que por coincidencia, es muy similar al de la púrpura, el carísimo tinte con el cual se teñían las vestimentas de los nobles y aristócratas. Cubrir una habitación completa con losas de pórfido era entonces no sólo un rasgo de lujo, sino un signo de realeza.

Los principitos que nacieran en esta habitación (y que, requisito adicional, fueran hijos del Emperador y de la Emperatriz, y que ambos estuvieran unidos en matrimonio y no fueran por tanto simples concubinos), por lo tanto, eran tan especiales, que recibían el calificativo de “nacidos en la púrpura”, como una manera de decir que habían nacido en la realeza: de ahí lo de Porfirogenetas.

*****
“La vida te da sorpresas ayayay
Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, enero 31 de 2011

——————————————————————————————–
Cartagena es escenario del HAY FESTIVAL, un evento que congrega a escritores y músicos de reconocida trayectoria. Este año uno de sus invitados es el músico Panameño Rubén Blades, quien ha logrado en sus textos narrar la vida, la alegría y la tragedia de las gentes del común en el continente Americano, valido de los aires musicales de la salsa les ha impreso un sabor que brindan a quienes escuchan el placer que ofrece una verdadera obra de arte.

Con Pedro Navajas describe a los personajes típicos del bajo mundo, los marginados que deben apelar a la prostitución y el pillaje para sobrevivir, los que siempre pierden a pesar de la apariencia o la perversidad. Uno de los temas que recoge su discografía se refiere a las dictaduras que han azotado a los pueblos de América y que han dado lugar a las desapariciones, una práctica empleada incluso por gobiernos de apariencia democrática, no debemos olvidar los eventos conocidos como falsos positivos:

¿Adónde van los desaparecidos?

Busca en el agua y en los matorrales.

¿Y por qué es que se desaparecen?

Porque no todos somos iguales.

¿Y cuándo vuelve el desaparecido?

Cada vez que los trae el pensamiento.

¿Cómo se le habla al desaparecido?

Con la emoción apretando por dentro.

Blades que ha desarrollado buena parte de su obra musical en Nueva York y conoce perfectamente la vida y las características del sueño Americano, no deja pasar desapercibido el nefasto dominio Norteamericano sobre nuestros pueblos y le dedica una alegórica melodía que acertadamente llamó, El Tiburón en la que como se aprecia no solo alerta sobre sus acechanzas sino que invita a derrotarlo:

Vamos’ a darle duro sin vacilación

En la unión esta la fuerza y nuestra salvación

Si lo ven que viene palo al Tiburón

Pónganle un letrero que diga en esta playa solo se habla español

Si lo ven que viene no se duerman mis hermanos pongan atención

Palo palo pa que aprenda que aquí si hay honor.

El arte en este juglar de las Américas así cumple un papel en la exhortación a transformar el mundo que nos rodea, la cual se condensa en su obra, Siembra:

Usa la conciencia latino

No la dejes que se te duerma

No la dejes que muera

Siembra… Si pretendes recoger.

Siembra… Si pretendes cosechar

Hermano latino

Con fe y siempre adelante

Olvida las apariencias

Diferencias de color

Y utiliza la conciencia

Pa hacer un mundo mejor

Recojamos la invitación musical de Blades y hagamos de Colombia una mejor nación para sus moradores, recordémosle a quienes la dirigen que la genuflexión ante el imperio no los salvará, los pueblos al fin pasarán su cuenta de cobro y como los Noriega, los Pinochet, o los Mubarak terminarán cayendo y el registro de la historia los colocará en la galería de los traidores a la patria condenados al olvido, en esto la vida no da sorpresas, confirma realidades.”

*****

(Almafuerte) Pedro Bonifacio Palacios

Biografía:

“(Pedro Bonifacio Palacios, conocido por su seudónimo Almafuerte; San Justo, 1854 – La Plata, 1917) Poeta y periodista argentino a quien puede definirse como un romántico tardío en momentos del auge del modernismo. A pesar de su condición de autodidacta, ejerció vocacionalmente la docencia. Alcanzó popularidad como periodista en algunas publicaciones provincianas. Tanto su labor pedagógica como el estilo de su oratoria, en un perpetuo tono de prédica, le valieron adhesiones y rechazos extremos.

Exaltó a las clases humildes, a las que llamaba “la chusma de mis amores”, oprimidas y despreciadas por los poderosos, pero a las que consideraba una raza futura de superhombres. Poemas como Più Avanti constituyen una declaración de principios ante las adversidades. Su tono profético, el excesivo realismo y la agresividad impetuosa que le valieron prestigio popular fueron también muy criticados: se le acusó de dejarse llevar por meras expresiones retóricas y se le reprochó su incapacidad para discernir entre lo noble y lo prosaico y su carencia de delicadeza artística.

El autor, por su parte, despreciaba a los literatos y se proponía salvar a la palabra de la “decadencia” modernista. En 1887 eligió el aislamiento cultural y se instaló en La Plata. Cuando en 1896 fue apartado del magisterio por carecer de titulación oficial, se sumió en la depresión y sufrió una pésima situación económica. La casa que habitó hasta su muerte fue posteriormente escenario de sentidos homenajes populares.”

Obra literaria
Palacios publicó algunas obras con distintos seudónimos pero el que más se popularizó fue el de Almafuerte.
• Evangélicas (1915)
• Lamentaciones (1906)
• Poesías (1917)
• Nuevas Poesías (1918)
• Milongas clásicas, sonetos medicinales y Dios te salve. Discursos (1919).
• La inmortal
• El misionero
• Trémolo
• Cantar de los cantares
• La sombra de la patria

De toda su obra, se destaca el conjunto de
Siete Sonetos Medicinales:

¡Avanti
Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.
Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.
Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se mellan los garfios de la suerte…
¡Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de su muerte!

¡Piu Avanti!
No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde estupidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

¡Molto Piu Avanti!
Los que vierten sus lágrimas amantes
sobre las penas que no son sus penas;
los que olvidan el son de sus cadenas
para limar las de los otros antes;
Los que van por el mundo delirantes
repartiendo su amor a manos llenas,
caen, bajo el peso de sus obras buenas,
sucios, enfermos, trágicos,… ¡sobrantes!
¡Ah! ¡Nunca quieras remediar entuertos!
¡nunca sigas impulsos compasivos!
¡ten los garfios del Odio siempre activos
los ojos del juez siempre despiertos!
¡Y al echarte en la caja de los muertos,
menosprecia los llantos de los vivos!

¡Molto Piu Avanti Ancora!
El mundo miserable es un estrado
donde todo es estólido y fingido,
donde cada anfitrión guarda escondido
su verdadero ser, tras el tocado:
No digas tu verdad ni al más amado,
no demuestres temor ni al más temido,
no creas que jamás te hayan querido
por más besos de amor que te hayan dado.
Mira cómo la nieve se deslíe
sin que apostrofe al sol su labio yerto,
cómo ansía las nubes el desierto
sin que a ninguno su ansiedad confíe…
¡Trema como el infierno, pero ríe!
¡Vive la vida plena, pero muerto!

¡Moltissimo Piu Avanti Ancora!
Si en vez de las estúpidas panteras
y los férreos estúpidos leones,
encerrasen dos flacos mocetones
en esa frágil cárcel de las fieras,
No habrían de yacer noches enteras
en el blando pajar de sus colchones,
sin esperanzas ya, sin reacciones
lo mismo que dos plácidos horteras;
Cual Napoleones pensativos, graves,
no como el tigre sanguinario y maula,
escrutarían palmo a palmo su aula,
buscando las rendijas, no las llaves…
¡Seas el que tú seas, ya lo sabes:
a escrutar las rendijas de tu jaula!

¡Vera Violetta!
En pos de su nivel se lanza el río
Por el gran desnivel de los breñales;
El aire es vendaval, y hay vendavales
Por la ley del no-fin, del no-vacío;

La más hermosa espiga del estío
No sueña con el pan en los trigales;
El más noble panal de los panales
No declaró jamás: Yo no soy mío.
Y el sol, el padre sol, el raudo foco
Que fomenta la vida en la Natura,
Por fecundar los polos no se apura,
Ni se desvía un ápice tampoco…
¡Todo lo alcanzarás, solemne loco,
Siempre que lo permita tu estatura!

La Yapa
Como una sola estrella no es el cielo,
Ni una gota que salta, el Océano
Ni una falange rígida, la mano,
Ni una brizna de paja, el santo suelo:
Tu gimnasia de cárcel no es el vuelo,
El sublime tramonto soberano,
Ni nunca podrá ser anhelo humano
Tu miserable, personal anhelo.
¿Qué saben de lo eterno las esperas:
De las borrascas de la mar, la gota
De puñetazos, la falange rota;
De harina y pan, la paja de las eras?
¡Detente! por piedad, pluma, no quieras
Que abandone sus armas el ilota!

*****

Anuncios