“Estudiantes de los Andes clasificaron al Mundial de Biología Sintética

Un grupo de 19  estudiantes de la Universidad de los Andes y uno de la Universidad Nacional clasificaron al Mundial de Biología Sintética (IGEM) que se realizará del 5 al 8 de noviembre en el Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT) en Boston, Estados unidos.

El proyecto, con el cual quedaron clasificados a principios de octubre en Indianápolis, es la creación de una bacteria que funciona como un sistema de ‘detección y alerta’ de hongos como la roya en plantaciones de café…”

Diario el Tiempo de 02/11/2011

“Biología sintética

La Biología sintética se define como la síntesis de biomoléculas o ingeniería de sistemas biológicos con funciones nuevas que no se encuentran en la naturaleza. Se trata de una disciplina que, a diferencia de otras, no se basa en el estudio de la biología de los seres vivos, sino que posee como objetivo el diseño de sistemas biológicos que no existen en la naturaleza. La Biología Sintética busca la creación de nuevos organismos programables, es decir, la creación de microorganismos a la carta que se comporten como pequeños ordenadores. “Wikipedia

14 Septiembre 2008

del Sitio Web ElProyectoMatriz

 “Si verdaderamente los biólogos están en el umbral de sintetizar nuevas formas de vida, las posibilidades de abuso o desastre involuntario podrían ser enormes.”
NATURE, octubre de 2004”

“La ingeniería genética fue superada. Hoy, los científicos ya no mapean únicamente genomas o manipulan genes.

Construyen vida de la nada – y lo hacen en ausencia de un debate social y de una supervisión regulatoria.

“Conocida como “ingeniería genética con esteroides”, la biología sintética implica amenazas sociales, ambientales y armamentistas que rebasan todos los peligros y abusos posibles de la biotecnología.

La “synbio”, como le nombran por el acrónimo en inglés de synthetic biology, se inspira en la convergencia de biología, computación e ingeniería en la escala nanométrica.

 Usando una computadora portátil, secuencias genéticas públicas y ADN sintético (es decir ARTIFICIAL) OBTENIDO POR CORREO, cualquiera tiene el potencial de construir de la nada genes o genomas completos (incluidos algunos patógenos letales)”.

 “Nosotros no jugamos”
HAMILTON SMITH, premio Nobel de Medicina en 1978, al responder a un entrevistador que le preguntó si él y sus colegas estaban jugando a ser Dios”

“Quienes proponen esto insisten en que la biología sintética es la clave para producir bio-combustibles baratos, la cura de la malaria y remedios para el cambio climático – objetivos afables para los medios de comunicación, que intentan adormecer las preocupaciones del público respecto de los riesgos de la tecnología y la controversia que suscitan.

A fin de cuentas, la biología sintética significa instrumental más barato y accesible para construir armas biológicas, patógenos virulentos y organismos artificiales que pueden implicar graves amenazas para la gente y el planeta.

El peligro no es únicamente el terrorismo biológico, sino el “errorismo biológico”.

– según el Grupo ETC.

“J. Craig Venter fue uno de los donantes de ADN cuando a finales de los noventa se secuenció el genoma del Homo sapiens.

Estaba previsto culminar ese proceso en 15 o 20 años, pero Craig Venter lo logró en tan sólo tres con su empresa Celera, sirviéndose de su famoso método para rastrear genes a gran velocidad.

En 1995, Venter anunció ser el primero en secuenciar el genoma completo de un organismo vivo (una bacteria conocida como Hemophilus influenzae).

En 2003, Venter captó los titulares de los diarios cuando su equipo creó de la nada el primer virus sintético – y sólo invirtió 14 días en lograrlo

Venter es notorio por correr las fronteras hacia la explotación comercial de la vida.

Su nueva empresa comercial, Synthetic Genomics Inc., fundada en 2005 con 30 millones de dólares procedentes de capital de riesgo, pretende comercializar un vasto espectro de aplicaciones de la biología sintética, empezando por la producción de energía.

Para el equipo de Venter, el fin último en la creación de un microbio compactado a su mínima expresión es utilizarlo como plataforma para construir nuevos organismos sintéticos cuyos conductos genéticos se programen para ejecutar tareas útiles a nivel comercial – como la generación de combustibles alternativos.

Venter asegura que quiere crear microbios con valor comercial, que produzcan fármacos, químicos y combustibles:

“Si hiciéramos un organismo que produzca combustible, sería el primer organismo con valor de miles de millones de dólares. Definitivamente patentaríamos todo el proceso”.

“Es pura especulación o propaganda decir que los organismos vivos sintéticos podrán usarse para mejorar el cambio climático, porque producirían etanol o hidrógeno baratos”, dijo Jim Thomas del Grupo ETC.

 “Ese mismo microbio mínimo podría ser el punto de partida para fabricar un virulento patógeno que puede amenazar gravemente a la gente y al planeta.”

El equipo de Venter debe tener un gran botín genético que explotar, a partir de su expedición oceánica en yate (financiada por el gobierno estadounidense) en la que colectó y secuenció la diversidad genética microbiana de todo el globo.

Los microbios exóticos son la materia prima para crear nuevas formas de vida y nuevas fuentes de energía.

Venter afirma que su expedición ha descubierto 3,995 nuevas familias de genes previamente desconocidas, y entre 6 y 10 millones de nuevos genes – que describe como “los componentes de diseño del futuro”

Al final de los casi cuatro años de navegación en su yate de cinco millones de dólares, el dueño del Sorcerer II – médico e investigador genético, de ojos azules, barba gris de marinero, Rolex de oro y 25 títulos de doctor honoris causa – quiere presentar a los investigadores un “mapamundi de los genes”.

El rumbo del Sorcerer II (que significa “brujo”) siguió las rutas de dos grandes descubridores: el naturalista inglés Joseph Banks y Charles Darwin, en los siglos XVIII y XIX. Pero Venter quiere llegar más lejos que Darwin.

No sólo quiere observar, quiere intervenir.

En junio de 2007, el Grupo ETC denunciaba, en un artículo llamado “Los microbios salen de la Caja de Pandora – Adiós Dolly… ¡Hola Sintia!”, la pretensión del Instituto J. Craig Venter de patentar el primer ser vivo artificial creado en un laboratorio:

“Diez años después del nacimiento de Dolly, la oveja clonada, el Instituto J. Craig Venter ha solicitado una patente sobre una nueva bomba biotecnológica: la primera especie hecha completamente en un laboratorio. Se trata de una bacteria construida totalmente con ADN sintético”.

Descrita en la solicitud de patente nº 20070122826, titulada “Genoma bacteriano mínimo”, que reclama derechos monopólicos sobre un “organismo vivo que puede CRECER Y REPRODUCIRSE” cuyo genoma (su información genética completa) se construyó totalmente en laboratorio.

Lo que ha bautizado como “Micoplasma laboratorium” y el Grupo ETC apodó “Sintia”.

“Sintia tal vez no sea tan tierna como un corderito clonado, sino que se trata de algo mucho más grave”, explica Jim Thomas. “Estas solicitudes monopólicas señalan el comienzo de una guerra comercial de alto vuelo para sintetizar y monopolizar formas de vida artificiales.”

¿La empresa de Venter se convertirá en la “Microbiosoft” de la biología sintética?”.

“Por primera vez, Dios tiene competencia”, agrega Pat Mooney, director del Grupo ETC, galardonado con la Medalla Pearlson de la Paz por su trabajo en agricultura y preservación de la biodiversidad.

Los institutos no lucrativos de Venter – una web interesante de ojear: http://www.jcvi.org/ – han recibido 12 millones de dólares del proyecto Genomes to Life, del Departamento de Energía estadounidense (DOE).

“La investigación se hace con el dinero de los contribuyentes, pero el debate público y la supervisión de estos procedimientos están ausentes”, dice Hope Shand del Grupo ETC.”

“La revolución de las tecnologías convergentes” o ”tecnologías convergentes para el desempeño del mejoramiento humano”.

¿No seremos quizá los humanos – llegado el punto de las reflexiones a las que todo esto nos puede conducir – también un simple experimento científico desarrollado por otra especie?
PIÉNSALO…” 

Anuncios