Siga los twitter del senador Jorge Enrique Robledo en http://twitter.com/#!/JERobledo

88% de exportaciones colombianas son materias primas. TLC reemplaza trabajo nacional por extranjero. Despido 97 trabajadores de multinacional Pilas Varta: http://bit.ly/u0HTif

Son los pobres los que sufren con los altos precios de los combustibles. Severa crítica procuradora Delegada a ministro de Minas: http://bit.ly/rO9pwi

 

La madre de todas las violencias

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, noviembre 14 de 2011

——————————————————————————————–

 

Innumerables rostros de mujeres y niñas maltratadas y ultrajadas se podrán apreciar en la semana que inicia con festivo y que atenderá en Neiva un evento denominado “Segunda semana por una vida sin violencias” cuyo eje temático es la defensa de los derechos de la mujer. En los textos relacionados con el tema se concibe la discriminación contra la mujer como: “toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera” (sic).

 

Suele reducirse el concepto de violencia de género o maltrato a los menores el producido por efecto de la agresión física o verbal, que lesiona su integridad y produce secuelas a futuro; sobre ella se llevan algunos registros estadísticos y permiten a los expertos diagnosticar sobre temas como la violencia intrafamiliar. Sin restarle importancia a este fenómeno, que de alguna manera también obedece a factores culturales, de hecho se conocen sociedades en las que los derechos de las féminas son más restringidos que en otras e igual acontece con los niños, en nuestro criterio la madre de todas las violencias, se origina en las enormes desigualdades que padecen las naciones del mundo contemporáneo, la absurda concentración de la riqueza y del poder en unas pocas manos que terminan por propiciar la privación de los beneficios de la seguridad social, la carencia de una sana alimentación, imposibilidad de acceder a una vivienda digna, la negación a momentos y lugares para el esparcimiento, imposibilidad de atención con servicios médicos adecuados y ausencia de protección y auxilio en caso de abandono, crueldad o explotación.

 

Vivimos en sociedades que privilegian a unos pocos y abusan de hombres, mujeres y menores condenados a labores que afectan su salud, interrumpen su formación, impiden su desarrollo físico, mental y moral.

 

Ahora, está claro que estas desigualdades no tienen que ver con el entusiasmo o el positivismo que unos asumen al afrontar la vida, son principalmente consecuencia de las decisiones que toman quienes dirigen a las naciones y en las que está de por medio los intereses a los que juegan, en la política minero energética del gobierno de Santos, por ejemplo, es manifiesto el favorecimiento a las multinacionales mineras extranjeras y la persecución a los empresarios mineros nacionales, en su implacable batida contra toda forma de explotación no monopólica e incluso artesanal, muchos hogares se están quedando sin ingresos, arrojando a miles de madres cabeza de familia y a sus hijos a la desesperanza y a la supresión de todo derecho económico y social, esto sin calcular los costos del saqueo de los recursos naturales y el impacto ambiental de una explotación intensiva en capital y que arrasa con todo lo que se topa a su paso.

 

Golpear a una mujer o a un niño es un acto injustificable y repudiable, pero condenarlo a la pobreza es criminal, quienes auspician políticas de libre comercio, a la hora de nona tendrán que comparecer ante un juez: su pueblo, que sabrá procesarlos y aplicarles la condena que se merecen.

Anuncios