Aun hay esperanza

Libardo Gómez Sánchez, Diario del Huila, Neiva, noviembre 28 de 2011

——————————————————————————————–

Vivimos en un mundo en el que se suceden a cada momento infinidad de hechos que nos producen todo tipo de reacciones: el rechazo al salvaje asesinato de cuatro policías secuestrados por las FARC que sufrieron largos años de cautiverio, en los que sus familias mantuvieron la esperanza del reencuentro; el dolor de las miles de víctimas que con ocasión de la ola invernal se presentan, más por la indolencia y la imprevisión de quienes deben responder por la adecuada inversión en infraestructura que, por la acción misma de la naturaleza; la alegría de quienes logran cumplir con metas en su formación personal, a pesar de las dificultades que impone un sistema de educación que se precariza por la continua reducción de recursos económicos y la tendencia a uniformizar los contenidos académicos; la ansiedad por conocer las consecuencias de la crisis económica que galopa en el viejo continente y que desalojó del poder a los socialdemócratas por renunciar a sus postulados de redistribución de la riqueza y aplicar las recetas neoliberales que fortalecen la concentración del capital y el despojo de las mayorías con la anuencia del poder estatal; la indignación por el trato a los inmigrantes en los países desarrollados que han optado por la xenofobia al achacar erroneamente sus dificultades a su presencia ; el estupor que provocan las declaraciones del Ministro de Hacienda sobre el blindaje de la economía colombiana y su disputa pública con la contralora por el manejo de la regalías raponeadas a las regiones; la hilaridad de los balances de Santos sobre la situación del país, que a sus interesados ojos mejora, mientras millones se debaten en la angustia diaria de la falta de trabajo e ingresos para aliviar las necesidades básicas de los suyos; el desconcierto de los arroceros curiosamente afectados por plagas que surgen de improviso en los preliminares de la aplicación del TLC y que reducen significativamente la cosecha, justificando importaciones masivas; la incertidumbre de los mineros nacionales sistemáticamente acusados de auxiliadores de los grupos armados, de bandidos y ecocidas para facilitar la entrega de sus zonas de explotación a las multinacionales mineras.

En medio de ese mar de situaciones tan ambiguas, un amigo me envía un correo reportándome la presencia en la WEB de la Biblioteca Digital Mundial (www.wdl.org) un rincón de información privilegiado de temas de la cultura universal al que todos podemos acceder, obvio si tenemos computador y conexión ancha a internet, y que nos retrotraen a logros inmensos de la humanidad; por ejemplo una curiosidad, en el tema de Tecnología nos muestra un “Tratado sobre el arte de la medición del peso” un documento de 1540 en el que se detallan conocimientos sobre la geometría, la mecánica y la aritmética sin los que sería imposible diseñar mecanismos de medición de pesos; hay un elemento adicional en el manuscrito que tiene que ver con el uso de versos como ayuda nemotécnica para la enseñanza que facilita el recuerdo de los conceptos. Un rápido recorrido por algunas páginas de la biblioteca, nos recuerda las vivencias y las dificultades de otros en el pasado y la manera como lograron superarlas, de tal manera que nos devuelven el alma al cuerpo y nos confirman que al final los pueblos sabrán superar a sus dirigentes, en especial a aquellos que los traicionan y para ello apelarán incluso a unos bellos versos.

Anuncios