2012: un diluvio de TLC

Aurelio Suárez Montoya, Bogotá, diciembre 26 de 2011

——————————————————————————————– 

Las oleadas invernales afectaron 3 millones de personas. Para Navidad cerca de 800 mil, en 500 municipios, seguían afectadas. Tan perjudiciales como los desastres naturales serán, pese a la propaganda oficial, los tratados de libre comercio, tanto los que se implementarán en 2012 como aquellos cuya negociación concluirá. No solamente con Estados Unidos, también con la Unión Europea, con Corea del Sur y el ya avisado con Turquía. 

Estos acuerdos anuncian anticipadamente algunos damnificados como el agro con el de Norteamérica, los lácteos con Europa, las industrias automotriz y de línea blanca con Corea y otras, como siderúrgica y metalmecánica, con Turquía. La afectación de estos sectores va de la mano con la “enfermedad holandesa”, causada al especializarse Colombia en la producción de minas e hidrocarburos. 

Pero no son los únicos daños del “libre comercio”. La organización Public Citizen, al estudiar las demandas de inversionistas a los estados de los países miembros de los tratados de América del Norte, Perú y América Central, concluye que se han presentado 73 procesos y 26 se han fallado, diez de los cuales fueron ganados por las corporaciones que obtuvieron por indemnizaciones 353 millones de dólares. Es consecuencia de la “expropiación indirecta” prescrita en el capítulo de inversiones de los TLC. 

Sobre las oportunidades para nuestras exportaciones, un buen estudio de caso es el de frutas y hortalizas hacia Estados Unidos. Según Gabriel Silva, las posibilidades refutarían “el cuento chino que el sector agrícola esté amenazado”. Veamos: entre octubre 2010 y 2011, Estados Unidos importó en total 1,8 billones de dólares, de ellos 19.556 millones, 1,1%, fueron frutas y hortalizas; 15,2 millones de toneladas (sept.2010-oct.2011), pero el 93% lo suministran entre México, China, Canadá y Perú. ¡Vaya chance! 

Igualmente, es iluso creer que Corea será campo abierto. El competidor, fuera de los de Oriente, será Estados Unidos al que la supresión y baja de aranceles por el tratado suscrito entre esos dos países, añadirá 10 mil millones de dólares a sus exportaciones, incluyendo las agropecuarias, donde ya controla el 35% del mercado de carne y de las cuales 2/3 ingresarán sin impuestos ni cuotas. Entre tanto, Corea, que es capaz de vender a Estados Unidos más de 500 mil unidades al año, será un carro-bomba para la cadena automotriz colombiana. 

Hay competencia desleal. Estados Unidos, campeón del dumping, impuso en refrigeradores, medidas anti-dumping a firmas coreanas, por exportarlos, desde Corea y desde filiales en México, a precios por debajo del valor, por lo mismo enfrentan varias disputas en la OMC. 

Marchitamiento del agro y la industria, costosos capítulos de protección a inversionistas extranjeros, falsas expectativas exportadoras y competencia desleal son parte del panorama de 2012, año de los TLC.

Anuncios